Reseña: Eternals, esto es lo que pasa cuando Marvel se sale de su fórmula

| 4 de noviembre de 2021
¿Eternals es la peor película de Marvel Studios?

En la reseña de Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos mencioné la llamada “fórmula Marvel”, una bien conocida estructura narrativa que Marvel Studios ha perfeccionado desde la primera Iron Man en 2008. Es esta base la que nos ha permitido encontrarnos con personajes como Ant-Man, Dr. Strange, el mismo Tony Stark y hasta los Guardianes de la Galaxia, aceptando sus conceptos sesenteros en poco más de dos horas, al mismo tiempo que nos maravillamos con las escenas de acción y efectos especiales. Marvel sabe su chamba y por más de 10 años pocos le han podido competir.

Por otro lado, dentro de la misma reseña de Shang-Chi apunté que Marvel está desarrollando historias más maduras, ocultas detrás de los chistes y un montón de easter eggs y curiosidades. No hay duda de que Marvel le sigue hablando a los niños a través de líneas de juguetes, videojuegos y las mismas películas, pero en el fondo existe una continuidad que respeta al fan que ha visto crecer al MCU desde Iron Man. Por lo tanto, el chasquido de Thanos no solo cambió al universo Marvel, sino también a Marvel Studios, otorgándole más libertad creativa y retirando poco a poco la cadena de la continuidad. La mala noticia es que todavía falta mucho para que los superhéroes y los fans se acoplen a este movimiento, y Eternals ha sido el primer descalabro de estas nuevas ideas… sin que necesariamente sea algo injusto para la película.

Marvel Studios

Eternals es, hasta el momento, el equipo de superhéroes o personajes de Marvel más oscuro que ha tomado Disney para hacer una película. El concepto inicial de Eternals proviene de la mente maestra de Jack Kirby, quien regresó a Marvel a finales de los setenta para presentar la versión marvelita de algunas ideas que había concebido en DC Comics con Darkseid y los Nuevos Dioses. De hecho, esa parte cósmica/mitológica de DC Comics es mucho más popular que los Eternos, lo que sin duda se nota en la película a la hora de relacionar conceptos que hemos visto este mismo año en cosas como el Snyder Cut.

Los Celestiales, seres divinos que aparecieron hace millones de años, mucho antes que las Gemas del Infinito, crearon a los Eternos para defender la vida en la Tierra de una raza de depredadores conocida como Deviants. Durante más de 7,000 años los Eternos vivieron en la Tierra, ayudando de a poco a las grandes civilizaciones antiguas, y protegiendo a la humanidad únicamente de los Deviants. Su misión deja en claro que los Eternos no pueden intervenir en los conflictos humanos, y que debían mantenerse al margen de su evolución. Una vez que la amenaza fue aniquilada, los Eternos quedaron varados en la Tierra, esperando por su regreso a Olympia (su planeta natal), pero jamás regresaron.

500 años después de su última pelea, la amenaza Deviant volvió a surgir en la Tierra, pero esta vez con miras a destruir a los Eternos y no a los humanos. Sersi (Gemma Chan) e Ikaris (Richard Madden) encabezan la búsqueda de los Eternos por diferentes partes del mundo, lo que implica no solo explorar el globo por casi todos los continentes, sino que además deben encontrar la forma de limar las asperezas que dejó su última reunión. A pesar que todos tienen la misma misión, la vida en la Tierra ha moldeado de diferentes formas a estos seres antiguos, seduciéndolos para vivir vidas normales o abrumándolos al grado de exiliarse de los seres que intentaron proteger alguna vez.

Marvel Studios

Presentar una historia de origen para los Eternos no es un cosa fácil, y la elección de Chloé Zhao cobra sentido cuando entendemos que Marvel no estaba buscando simplificar lo que encontramos en los cómics; sino presentarlo de forma ágil y actualizada a nuestros días, sin eliminar la mitología y el conflicto cósmico que presentan estos seres superpoderosos para el Universo Cinematográfico de Marvel. ¿El resultado? Una película que avanza rápidamente a través de una amenaza que puede ser más destructiva que el chasquido de Thanos. Pero que al mismo recurre a los flashbacks para contarnos la historia de estos 10 héroes completamente nuevos, sus enemigos, su misión en la Tierra y la forma en que cada uno ha enfrentado el vivir por más de 7,000 años en un mundo donde la vida se traduce a un pequeño instante. Así que sí, en algún punto la prisa termina por afectar el desarrollo.

Eternals nos hace sentir que llegamos en la segunda o tercera parte de la saga, y no es culpa de la narración o de la historia como tal, solo hay mucha información que procesar y con tantas cosas ocurriendo al mismo tiempo la atención se dispersa. Por otro lado, hay varios defectos en la construcción de la cinta que nos impiden apegarnos a la trama como el ritmo apresurado o la duración de la película. Pero el mayor de todos estos problemas son las pobres actuaciones de prácticamente todos los involucrados.

Marvel Studios

Gemma Chan y Richard Madden tienen la misma cara cuando se reencuentran tras 500 años de no verse, como cuando descubren la gran revelación de la película; planos y aburridos, pero sobre todo se sienten soberbios ante los eventos que los rodean. Podrán ser los primeros personajes del MCU en tener una escena de sexo… pero su historia de amor raya en lo tóxico. Mientras que el resto del elenco tiene un rango más amplio de emociones, la verdad es que ninguno logra lo que Vin Diesel con tres palabras y un montón de CGI: generar empatía. Quizá Angelina Jolie (Thena) y Salma Hayek (Ajak) se salvan… pero tampoco entregan un gran trabajo en la cinta.

Una de las grandes virtudes del MCU (quizá la más grande) es la rápida conexión que puede establecer la audiencia con los protagonistas. No importa que Tony Stark sea un millonario mamón, Steve Rogers un teto con grandes aspiraciones o Groot un árbol del espacio, el respetable ha conectado de tal forma con los héroes del MCU que se ha creado un lazo íntimo entre lo que pasa en la pantalla y el que está sentado en la butaca. En Eternals es muy complicado empatar con estos dioses soberbios que se despliegan como niños ricos por el mundo que alguna vez protegieron.

Toda la humanidad que se construyó en Thor, Loki o hasta en Thanos, no está presente dentro de las más de dos horas que dura Eternals. Y aquí regresamos a la versión de Chloé Zhao para estos personajes, al alejarse de la “fórmula Marvel” tenemos menos oportunidad de empatar emociones con los protagonistas. Claro, no todo tiene que ser chiste tras chiste como en Ant-Man, pero en Eternals Zhao no logra que la emoción se apodere de la sala cuando la batalla final comienza o cuando alguien muere, porque nunca se establece conexión con los héroes (al menos no tan profunda como en Avengers o Guardianes). Toda la dirección está enfocada en el mito, y en establecer el poder de los involucrados, así como en desaparecer etiquetas de buenos y malos y brindar libre albedrío a los protagonistas. Eternals llega para ampliar el MCU, pero en primera instancia se siente obligada a crear personajes que funcionen según las reglas del siglo XXI, con menos sentimentalismo y decisiones más atrevidas.

Marvel Studios

Durante los últimos años se le ha pedido (y hasta exigido) a Marvel Studios dejar de hacer la misma película, se le ha tachado de no ser cine e incluso de ser un copy paste. Con Eternals la fórmula cambia, siendo un reflejo de la nueva etapa que afronta Disney y Marvel tras el final de la Infinity Saga. Esto implica una agenda abierta a temas sociales, de identidad de género y hasta una revisión histórica a eventos trágicos. Pero, sobre todo, nos encontramos ante un cambio de paradigma, donde la expansión del universo no solo apunta a más proyectos, sino también a nuevas formas de contar estas historias. Eternals está muy lejos de ser la mejor película del MCU, pero al menos intenta ser diferente, con sus pros y sus (muchos) contras.

Lo bueno
  • Chloé Zhao se arriesga con una narrativa diferente
  • Efectos especiales y sonido envolvente
  • Toda la mitología de los Eternos
  • No deja de crecer el MCU
Lo malo
  • Actuaciones de casi todo el cast
  • Se arruinó la sorpresa de la escena postcréditos
  • La resolución final es apresurada
  • Hay poca empatía con los protagonistas
Veredicto

Detrás del espectáculo visual y el sonido envolvente, Eternals presenta una nueva estructura para este universo, tomando como base el espíritu de los cómics. Eternals encaja dentro del MCU, funciona en este universo y es una puerta enorme para próximos proyectos, pero podría vivir lejos de Spider-Man y Thor sin problemas. Marvel ha comenzado a madurar en sus historias, no solo apostando por la inclusión o por narrativas más complejas, sino por una estructura que le permita jugar con libertad, sin sentirse obligada a reunir a todos sus personajes para Avengers 5 o incluso para separar sus historias a través del multiverso. Eternals es un experimento interesante, con una ejecución que no logra mostrar su mejor versión, pero que es un paso en firme para historias maduras y una expansión sin precedentes para el MCU.

ANUNCIO

Más reseñas