Reseña – Marvel’s Guardians of the Galaxy… sí es mejor que Avengers, pero por (muy) poquito

| 1 de noviembre de 2021
Guardians of the Galaxy se va por lo “seguro”, superando apenas el fiasco de Avengers, quedando MUY LEJOS de los verdaderos superhéroes.

Luego de que en 2014 Marvel Studios se atreviera con una película de los Guardianes de la Galaxia para el MCU y que esta se convirtiera en todo un éxito comercial, no hemos parado de ver a estos renegados espaciales en cuanto producto disponible de Marvel exista. Pero más allá de la taquilla generada o la nueva dimensión que se abrió para las cintas de Marvel, lo que hizo especial a aquella primera Guardians of the Galaxy fueron sus personajes y, sobre todo, la forma en que James Gunn humanizo a cada uno de estos seres cósmicos, haciéndonos llorar con el sacrificio de Groot o elevando nuestro ser con el Awesome Mix Vol. 1.

Square Enix

Para 2014, la sorpresa de una cinta como Guardians of the Galaxy estaba en su espíritu independiente, alejado del enorme rompecabezas que ya era el MCU. Sí, era una película de superhéroes, pero no se sentía dentro de la “fórmula Marvel” y cada uno de sus integrantes parecía responder a eventos mucho más significativos que solo encaminarnos a la lucha contra Thanos o la búsqueda de las Gemas del Infinito. Igual que había pasado con Iron Man en 2008, el anonimato de Star Lord, Groot o Gamora había servido en favor de una gran sorpresa cinematográfica.

Lamentablemente para 2021 las cosas han cambiado drásticamente, los Guardianes de la Galaxia ya forman parte de la enorme máquina de hacer dinero que comparten Marvel y Disney, por lo que su nueva iteración en los videojuegos se sirve poco de aquella historia indie que encantó a propios y extraños. Marvel’s Guardians of the Galaxy aparece un año después del lamentable Marvel’s Avengers para recuperar un poco del tiempo perdido y refrescar la alianza entre Square Enix y Marvel. ¿Tenemos un juego digno de estos personajes de Marvel? Llegó la hora de averiguarlo.

I’m Not in Love

Marvel’s Guardians of the Galaxy se salta la historia de origen del equipo para colocarnos en un punto donde todos los integrantes ya forman parte de la tripulación de la Milano, pero sin ser tan unidos como en el cine o los cómics. Como primera recomendación deberías echarle un ojo a la película de 2014 para, ahí sí, conocer al equipo desde el principio o a la series de cómics de Guardians of the Galaxy de 2008 (de la que tomaron a los personajes para la película) o la de 2014 que ya está completamente alterada por el MCU y que da una introducción a los miembros del equipo en Marvel Now. No es necesario que los conozcas antes de jugar, pero vale la pena hacerlo para tener un mejor contexto.

Ahora sí. Marvel’s Guardians of the Galaxy nos pone al control de Star Lord y su equipo de cazarrecompensas/asesinos/ladrones/oportunistas conformado por Groot, Rocket Raccoon, Gamora y Drax, quienes apenas llevan algunos meses trabajando como los Guardianes de la Galaxia. Tras haber participado en diferentes frentes de una extensa guerra cósmica contra Thanos y el ejército Chitauri, todos los Guardianes han sido perdonados por sus crímenes y tienen licencia por parte de los Nova Corps para recorrer la galaxia en busca de trabajo. Sin embargo, el equipo no se lleva muy bien que digamos, por lo que su mayor reto es limar sus diferencias y empatar personalidades para evitar asesinarse entre ellos.

Square Enix

¿Cómo unir a un grupo de inadaptados del espacio? Quizá con una amenaza que puede acabar con toda la galaxia a través de una religión llena de mentiras y manipulación. De un momento a otro nuestros héroes quedan en medio de un conflicto entre la Iglesia Universal de la Verdad y los Nova Corps. Y, por si esta guerra santa no fuera suficiente, Star Lord termina involucrado de forma personal cuando un viejo amor de la guerra es una de las primeras afectadas por la batalla. Tras conocer de primera mano todo lo que puede hacer la Iglesia Universal de la Verdad, los Guardianes de la Galaxia volarán hasta el último rincón de la galaxia para pedir ayuda y preparar el contraataque.

A grandes rasgos, Guardians of the Galaxy es un juego bastante simple, pero su principal atractivo está en el guion de la historia y el desarrollo de personajes. Dichos apartados podrían funcionar en el cine o la televisión, incluso en los cómics, pues apelan directamente a la construcción de nuestros héroes, pasando de sus miedos a sus fortalezas, y explorando detalladamente la relación entre toda la tripulación de la Milano. Eidos-Montréal se da tiempo y logra explicar el trasfondo de los protagonistas a través de flashbacks, conversaciones o por medio de fichas de personaje en la computadora de los Nova Corps. Y toda esa información tiene repercusiones en el comportamiento de nuestros héroes y el desarrollo de la historia, principalmente con Peter Quill.

Mi queja respecto a la campaña está en la personalidad del juego, misma que está completamente inspirada en las películas de Marvel Studios. Chistes, conversaciones, trasfondo, personajes de apoyo y hasta la personalidad de los protagonistas está tomada de lo que ya vimos en el MCU. Si bien podríamos usar esto como punto de partida, la sensación que evoca esta dinámica se siente poco original y hasta desgastada, pues esta etapa de los Guardianes de la Galaxia ya la vimos a lo largo de la década pasada en cómics, películas y series de televisión. Eidos se esfuerza por mostrar algunas diferencias y hasta burlarse un poco de la idea de tener una película de los Guardianes, pero sus mejores momentos siempre salen de algo que ya conocemos.

Square Enix

Cuando el juego ofrece algo nuevo las ideas no son malas, pero la ejecución no es tan brillante como cuando toma algo de lo que ya hizo James Gunn. Por ejemplo, las conversación dentro del gameplay son aburridas y con nada de ritmo, constantemente escuchamos frases repetitivas y fuera de lugar. Lo mismo pasa con el gag de la reunión, donde el juego emula la escena de “somos perdedores”, cuando Star Lord logra unir a su equipo antes de enfrentar a Ronan; este elemento da pie a un frenesí de ataque que podemos invocar a lo largo del juego con solo sumar y sumar combos, pero que después de 10 horas se vuelve poco emocionante y con frases cada vez menos efectivas.

Claro, hay cosas que rescatar como toda la historia de Star Lord con su madre en la primera mitad del juego y lo que termina desembocando de cara al final de la campaña. Y en menor medida, la historia de los demás miembros del equipo se explora con varios momentos clave para entender a cada uno de estos héroes, sobre todo cuando exploramos su pasado. Pero nuevamente los conflictos que encontramos salen a relucir a partir de situaciones que ya hemos visto, como la relación de Thanos y Gamora o la familia de Drax. Al menos la ejecución de Eidos a la hora de abordar los temas con momentos dramáticos está bien lograda.

Square Enix

Uno de los intentos de personalidad que encontramos es que al jugar la historia podemos tomar algunas decisiones para el desarrollo de las conversaciones, lo que produce que ocurran algunos eventos especiales dentro de la campaña. Sin embargo, de todas las decisiones que parecían importantes, solo unas dos o tres tuvieron consecuencias tangibles y el resto fueron apenas un recordatorio en la esquina de la pantalla. Por otro lado, algunas decisiones especiales dan espacio para eventos poco comunes y muy bien logrados, como guardar silencio en vez de dar la razón a un personaje o seguir la personalidad de Star Lord para responder.

Igual que en Marvel’s Avengers, Eidos deja un montón de pistas y referencias al universo Marvel con miras a expandir la serie a través de una secuela o hasta un juego enfocado a otros personajes… pero llega un punto en que las referencias son exageradas e innecesarias. Sé que al explorar la colección de El Coleccionista tiene sentido que nos sumerjamos a un montón de easter eggs de forma aleatoria y por puro fanservice, pero en una misión que busca explorar el pasado de uno de los guardianes es irrelevante que cada dos segundos se haga una mención al multiverso, hasta se pierde el encanto y es desesperante. No hay un ritmo saludable para las referencias, lo que ocasiona que algunos de los mejores guiños se sientan sobrados ante el montón de basura que se menciona.

Guardians of the Galaxy es un juego que consigue estrujarnos el corazón y hasta puede sacarnos una que otra lagrimita. Pero para llegar a esos puntos hay que atravesar un gameplay y conversaciones entre personajes bastante inconsistentes y en las que se esforzaron al máximo por no dejar un solo minuto sin una frase jocosa o intento de chiste. Guardians of the Galaxy es muy disparejo entre lo que escuchamos cuando jugamos y lo que podemos ver y oír cuando estamos en una cinemática o en una conversación entre dos personajes.

Square Enix

Fooled Around and Fell in Love

Estoy 90% seguro de que Guardians of the Galaxy estaba pensado como una expansión para Marvel’s Avengers. Obviamente estoy especulando.

Guardians of the Galaxy solo nos permite controlar a Star Lord durante todo el juego, pero podemos lanzar ataques especiales con los otros cuatro personajes. Por lo tanto, la gran diferencia con el anterior juego de Square y Marvel está en la cantidad de personajes disponibles. Al final la idea funciona, ya que tenemos un personaje muy completo en nuestras manos y el resto del equipo complementa lo qué podemos hacer en las batallas con jefes colosales y con varios enemigos al mismo tiempo. Sin embargo, se siente extraño que solo podamos usar a un personaje cuando siempre andamos en equipo.

Peter Quill es el menos espectacular de los Guardianes de la Galaxia, por lo que al tomar control podremos sentir que no hay mucho que hacer y básicamente andamos disparando a todo lo que se mueva con un arma muy básica. Eso sí, las balas nunca se acaban y podemos recargar a la Gears of War para aumentar el poder de disparo y perder menos tiempo en la recarga. Además, a lo largo de la historia, y siguiendo el legado familiar de Quill, descubrimos que nuestras armas tienen cuatro disparos especiales para atacar y resolver acertijos: hielo, electricidad, rayo de atracción y plasma.

Square Enix

Jugar con Star Lord está bien, pero no se siente que “somos Star Lord”, cosa que sí logra Avengers con Iron Man, por ejemplo. Con el playboy de Marvel tenemos todo disponible desde el primer momento (o al menos eso recuerdo): rayo repulsor, capacidad de volar y hasta nos podemos poner la Hulkbuster, lo que nos llena de poder durante la campaña o el online. Con Star Lord la posibilidad de volar se consigue a través de la mejora de habilidades y solo es posible hacerlo por tiempo limitado, mientras que el resto de ataques se limita a disparar y no tenemos ni granadas.

Por otro lado, nuestros compañeros conservan sus ataques y habilidades clásicas, pero casi todos tienen como prioridad el ataque cuerpo a cuerpo, lo que hace que Gamora y Drax sean prácticamente lo mismo en combate. Mientras que Groot es más defensivo y Rocket es una máquina asesina a distancia. La variedad no es el fuerte del juego, pero cuando combinamos todos los ataques en momentos clave podemos ver las mejores cualidades del equipo.

Acceder a los diferentes menús de los personajes es bastante sencillo y termina como algo muy intuitivo, donde es fácil identificar qué ataque debe hacer Gamora o Drax o en qué momento hay que activar las habilidades especiales de Rocket. De hecho, me pareció más confuso disparar el arma de Quill y cambiar el tipo de munición que liderar al resto de los Guardianes. Además, la ejecución de los movimientos nos invita a seguir experimentando con las posibilidades, y hasta a mejorar a cada uno de los personajes para sacar todos los ataques disponibles.

Square Enix

Dentro de las batallas es donde tiene lugar la reunión que mencionaba más arriba, un pequeño momento en que Star Lord reúne al equipo para “hacer un plan” y subir la fuerza… o perder el impulso de la batalla. Esto último depende de la conversación que tengan los guardianes y la respuesta (contrarreloj) que le demos al equipo, si logramos animarlos todos reaccionan de forma positiva y podemos usar habilidades especiales sin descanso, lo que nos hace más sencillos los combates, todo esto mientras en el fondo podemos escuchar un tema ochentero que puede servir de inspiración para quien tiene el control… al menos al inicio y siempre y cuando seamos afines a los gustos de Star Lord.

Todo lo anterior es únicamente en relación al combate, que podría tratarse de un 70% del total del juego. Guardians of the Galaxy apuesta por una campaña muy lineal, sin misiones secundarias y con pocos objetos por coleccionar: skins y objetos personales para ampliar la historia, así como un sistema súper básico para mejorar habilidades. Por lo tanto, el sistema de combate busca ser el motor de toda la experiencia, lo que nos termina por entregar un juego bastante repetitivo. ¿Y el otro 30%? Algunos acertijos para llegar a una zona de combate, exploración muy simple para rodear el camino principal, secuencias de acción en la Milano y echar el chismecito con los Guardianes en la nave.

Guardians of the Galaxy es entretenido y funciona, pero se extiende a través de secuencias de combate que solo cambian al enemigo y el escenario. Terminamos repitiendo decenas de veces las mismas acciones de combate sin que el reto aumente o los niveles propongan otra forma de avanzar. Igual que en Marvel’s Avengers hay que pelear hasta que ya no quede nadie y luego entrar a otro cuarto a repetir la misma acción para finalizar con una pelea ante un enemigo más grande.

Todo lo que tiene que ver con el combate se siente monótono, y los escenarios no permiten que haya libertad para atacar a distancia o movernos más allá de solo marcar un perímetro circular ante el enemigo en turno. Aquí es donde se siente más la falta de otros guardianes para controlar, pues valdría la pena cambiar de personaje para hacer menos repetitivo este apartado. Ahora, teniendo en cuenta lo que significa este elemento dentro del gameplay, me parece que la dirección del juego no está bien balanceada, dejando en claro que los esfuerzos más grandes apuntaron a la historia y dejaron sin alma el gameplay. Debo admitir que si no fuera por la historia ni siquiera hubiera terminado el juego.

Moonage Daydream

Dentro de sus apartados técnicos no hay muchas quejas. A nivel gráfico Eidos-Montréal entrega un producto bastante competente y con una buena interpretación de los personajes que ya vimos en el cine y los cómics; definitivamente se parecen a los actores y diseños del MCU, pero hay cambios suficientes para sentir que tienen personalidad propia, sobre todo Gamora, Mantis y el resto de personajes femeninos que complementan la campaña.

Square Enix

Todo lo que le falta al diseño de niveles lo podemos compensar un poco con los escenarios, la flora y la fauna de algunos planetas y los enormes paisajes que nos ofrece el turismo galáctico. De igual manera, las proporciones del juego nos transportan a lugares que se sienten inmensos y de los que tristemente solo aprovechamos una pequeña parte de toda su extensión. A diferencia de los enemigos a vencer y las mecánicas de juego, cada planeta que visitamos se siente distinto; incluso los escenarios donde estamos en zonas más introspectivas tienen su estilo propio que no se parece a nada que el juego nos haya mostrado antes.

Para el apartado sonoro la situación es un poco más plana y con menos picos de emoción, pero cumple bien a la hora de llevarnos a explorar la galaxia. Teniendo en cuenta que James Gunn parece ser la mayor inspiración de este juego, Eidos retoma la idea de la música ochentera para formar la personalidad de Star Lord y ambientar la historia, pero sin el encanto y buen timing del director. Sí hay buena música ochentera y sí se escucha bien al pasear por la nave o tras una reunión… pero casi nunca se siente esa chispa que el Awesome Mix Vol. 1 marca en el ritmo de la primera Guardians of the Galaxy.

Quizá hay 2 o 3 canciones que entran bien en la historia y que se sienten como parte de la narrativa, pero el resto son un adorno bonito, pero que no logra empatar las emociones del juego con la letra o con el jugador. Al igual que los chistes de la historia, los trajes disponibles o la apariencia de los personajes, la música es un gag que no llega a ser tan especial como en las películas… una prueba más de que Eidos no le pudo poner su marca a los personajes.

Square Enix

Guardians of the Galaxy está doblado al español latino y el trabajo es bueno. No son los mismos actores que en las películas de Marvel, pero funcionan (o al menos te acostumbras a escucharlos). La mala noticia es que en ocasiones todos hablan al mismo tiempo y es difícil seguir toda la conversación, incluso con subtítulos es complicado y los tonos cambian muy seguido. Además hay una tropicalización para el público mexicano que se siente vieja, con chistes de El Chapulín Colorado y diálogos que incluyen cosas como “tacos de buche”… creí que eso ya lo habíamos superado, pero no.

Para finalizar debo señalar que tuve algunos problemas que me obligaron a cargar el último punto de control disponible un par de veces. La primera vez me quedé atorado en un lugar sin salida y en otro momento el juego simplemente se congeló. Nunca tuve problemas con la inteligencia artificial de mis compañeros guardianes, pero el diseño del juego obliga a que si quieres que un personaje haga algo tenga que teletransporte en vez de que se mueva al lugar que le señalas, lo que rompe un poco la ilusión. Además, algunos diálogos se cortaban por que entra la voz de otro personaje o porque llegas a una parte del escenario que activa un chiste o diálogo de la historia. Y ya para cerrar, algunas animaciones en cinemáticas parecen de GTA San Andreas con personajes que están en un loop donde solo mueven sus manos de arriba abajo suavemente.. aunque eso no es un error como tal.

Square Enix

Lo bueno
  • Desarrollo de la historia y los personajes
  • The Final Countdown
  • La Colección de El Coleccionista y Cosmo
  • Flashbacks de Peter Quill
  • Modo foto bastante completo
  • Gamora
Lo malo
  • Gameplay repetitivo
  • Demasiado inspirado por el MCU
  • Canciones de adorno que no dan fuerza a la historia
  • Demasiado parecido a Marvel’s Avegers
Veredicto

Marvel’s Guardians of the Galaxy es el juego que pudo ser Marvel’s Avengers de no haber apostado por ser un videojuego como servicio. Y aunque es mejor que su primo vengador, esta entrega de los Guardianes de la Galaxia se siente un poco mediocre. Eidos y Square Enix se concentraron tanto en la campaña que descuidaron en exceso el gameplay, entregando una experiencia repetitiva y aburrida; incluso menor en cuanto a opciones si la comparamos con lo que vimos el año pasado con Los Vengadores. Al mismo tiempo, todo el esfuerzo en la campaña no es más que una imitación aceptable de lo que ya vimos en las dos películas del MCU, sin nada nuevo que ofrecer a los personajes. Guardians of the Galaxy se va por lo “seguro”, superando apenas el fiasco de Avengers, pero quedando MUY LEJOS de los verdaderos superhéroes en los videojuegos: Spider-Man y Batman.

ANUNCIO

Más reseñas