Mientras Google planea utilizar drones y globos para llevar conexión a Internet a cada rincón del planeta, pastores de la región de Izmir en Turquía utilizan burros convertidos en hostpots inalámbricos.

La compañía turca Ser-Gün, fabricante de placas solares, decidió equipar a estos animales con paneles solares que recargan una gran batería mientras lo pastores trabajan en el campo. Al final del día con la energía recolectada, los trabajadores pueden recargar sus teléfonos o incluso encender los focos de sus casas, lo que aseguran es muy útil durante la época de reproducción del ganado.

Además, los burros están equipados con antenas que proveen de Internet inalámbrico, para que los granjeros con computadoras portátiles puedan entretenerse o revisar datos relacionados con el clima de la región. Cada kit tiene un costo de alrededor de 1,200 dólares, el gobierno turco paga la mitad y el resto es financiado por los trabajadores.

El único inconveniente es que el trabajar con paneles solares de casi dos metros cuadrados no es muy cómodo que digamos, considerando que son muy frágiles y es necesario que alguien esté cuidando que el burro no haga movimientos bruscos. Seguramente  Ser-Gün trabajará en una nueva versión con paneles más prácticos o mejor aún, ¿por qué no eliminar al burro de la ecuación y utilizan una carreta pequeña para transportar el equipo?

* Foto de portada: Boris Bartels

fuente BBC

temas