La idea es que estos vehículo autónomos hagan más eficiente la industria del transporte de carga y reduzcan su impacto en el medio ambiente.

La compañía sueca Einride cree tener lo necesario para revolucionar la industria del transporte de carga con un nuevo vehículo autónomo, que tiene como propósito hacer obsoletos los camiones convencionales. Esta es la aspiración del modelo T-Pod, que con sus 18 toneladas de peso y capacidad de carga para 20 toneladas, representa un peso ligero en el mundo de los camiones de carga, algo que pretende compensarlo con su versatilidad.

Einride se propuso renovar el concepto del transporte de carga desde sus cimientos, un negocio que normalmente es sinónimo de emisión de gases de efecto invernadero, así como de camiones grandes y ruidosos. Es por eso que la compañía cree que la siguiente generación de camiones de carga será 100% eléctrica, y con camiones completamente autónomos en carretera. Así, los suecos se han propuesto además “matar dos pájaros de un tiro”: el T-Pod tiene como objetivos tener un impacto a gran escala en la lucha contra el cambio climático, así como hacer la industria del transporte mucho más eficiente, y mejor la vida de los camioneros.

La tecnología con la que se cuenta actualmente es sencillamente insuficiente para maniobrar un vehículo de semejante volumen y masa por una ciudad concurrida. Como podemos imaginarnos, detener 38 toneladas de camión no es tan fácil como detener un Sedán. Einride planea que sus camiones sean manejados a distancia por choferes entrenados desde oficinas centralizadas, cuando los camiones estén entrando o saliendo de cualquier ciudad.

No es casualidad que esta causa haya sido emprendida por una compañía Escandinava: son países que cuentan con niveles extraordinarios de infraestructura, salarios mínimos extraordinariamente altos, y poblaciones muy reducidas. La autonomía de los camiones es de solamente 200 kilómetros, lo que significa que para que el proyecto sea viable será necesario implementar una infraestructura altísimamente funcional de estaciones de recarga eléctrica por todo el país.

Si en alguna región del planeta un proyecto de estas características es viable, es precisamente en Suecia. Pese a que dar el salto a Europa central no suena fantasioso, las largas distancias no son amigas de la corta autonomía del T-Pod.

Actualmente suena difícil lograr el proyecto a una escala suficiente como para cambiar realmente los cimientos de la industria, pero sí podemos comenzar a preguntarnos si éste es el rumbo que comienza a vislumbrarse para el futuro de la industria del transporte. Por lo pronto, el objetivo inmediato de Einride es, por lo pronto, tener 200 camiones realizando rutas para el 2020.

fuente Einride

temas