Qué es y cómo funciona la arquitectura x86

Te explicamos qué es y cómo funciona la arquitectura x86 de procesadores, que cambió la forma de programar y entender la computación
La arquitectura x86 es una de las grandes revoluciones de la computación | Fuente: Pixabay

La arquitectura de procesadores x86 es la responsable detrás de la mayoría de los sistemas computacionales del mundo, así como el estándar de construcción de procesadores de la gama doméstica. Así es como funciona y por qué fue y sigue siendo una de las grandes revoluciones del mundo informático y el hardware.

La x86 es una familia de instrucciones de procesamiento agrupadas en un conjunto que se le conoce como arquitectura. Esta fue desarrollada por Intel basada en el microprocesador 8086 y su variante más importante, la 8088 a finales de los años 70.

El nombre de la arquitectura proviene del diseño y disposición del conjunto de instrucciones del microprocesador, que todos terminan en números de serie 86 (un nombre bastante obvio). Este comenzó como un CPU con memoria segmentada para poder procesar información a más de 16 bit.

La serie Ryzen de AMD son CPU x86 a 64 bit | Fuente: AMD

A partir de su introducción al mercado, comenzó a ser el estándar para la fabricaciones de CPU, pues permitía generar conjuntos de instrucciones mucho más amplios y complejos, con lo que los sistemas computacionales podían mejorar sus capacidades y potencial, ya sea dentro del uso con el usuario final o para los desarrolladores de software.

Intel comenzó a vender y licenciar su arquitectura x86 a partir de su tercera generación, lanzada en 1985, siendo AMD y VIA sus principales compradores, con arquitecturas basadas en 32 y 46 bits. Después de esto, el desarrollo de x86 ha sido una utilidad de Intel desarrollada y modificada por Intel, al mismo tiempo que las empresas licenciadas para hacer uso de este.

Un CPU x86 moderno realiza cómputos de 64 bits. Es decir, estos almacenan piezas de datos en 64 bits, lo cual dobla la capacidad de 32 bit y triplica la de uno de 16 bit. Esto implica que la cantidad de información con la que puede trabajar se agrupa en conjuntos mucho más grandes lo que facilita y hace más eficiente su capacidad de procesamiento.

Los procesadores x86 son lo que hacen posible esto gracias a su disposición de instrucciones y el avance que han obtenido conforme la tecnología de producción de CPU ha avanzado. Actualmente, existen pocos sistemas que no trabajen bajo 64 bit, pero los sistemas a 32 bit aún tienen soporte.

Esquema de la construcción de un CPU con arquitectura x86 a 64 bit | Fuente: Wikicommons

Codificar y programar software a 64 bit también permite que los programas sean más complejos y ejecuten información pesada de manera eficiente. Este es el desarrollo computacional detrás de la tecnología moderna, que tiende siempre a ir hacia la condensación de piezas más pequeñas con mayor potencia.

La arquitectura x86 se basa en un proceso llamado CISC (complex instruction ser computer) que divide y complementa los procesos en simultáneo dirigiendo la cantidad de memoria que ocupan sus instrucciones dentro de las frases de 64 bits que lee el procesador.

Esta es la característica que los diferencia esencialmente de la arquitectura ARM, que trabaja a través de SISC. Es también por eso que se ocupa en los sistemas de cómputo que requieren mucho más estabilidad y exigencia en su ejecución de software.

***

Descubre más tecnología dentro de nuestro canal de YouTube