¿Cuál es el mejor procesador de Intel para estudiantes?

Si eres un estudiante y quieres saber qué procesador te conviene más, aquí te explicamos qué opciones de CPU te ofrece Intel
Fuente: Intel

A la hora de armar una PC es importantísimo cuidar la elección del procesador (o CPU, como prefieras llamarle). Esta pieza de hardware puede ser la diferencia entre poder hacer lo que queremos y necesitamos… a poder hacer lo que queramos. En el ámbito educativo, los procesadores de Intel ofrecen gran variedad de usos y utilidades, y con esta podrás saber cuál es el mejor para los estudiantes.

Fuente: Intel

Al igual que con la variedad de CPU que hay en el mercado, también hay muchos estudiantes en el mundo. Las necesidades y requerimientos de cada uno de ellos dependerá de sus actividades, así como sus necesidades esenciales, ya sea como usuarios comunes o como estudiantes. Para poder hacer una diseminación un poco más concreta, dividiremos a los usuarios en cuatro categorías: estudiantes de educación básica, estudiantes de nivel superior, estudiantes de ciencias aplicadas a la tecnología y estudiantes de ciencias aplicadas al diseño, esperando poder cubrir de la manera más general los posibles campos en que se desarrolla la educación en sistemas computacionales.

Estudiantes de nivel básico

Para aquellas personas que se encuentran en niveles básicos de la educación, sus necesidades serán sumamente básicas a nivel de cómputo. Sobre todo, se tratará de procesamiento de textos y, posiblemente, algunos proyectos de programación simple en lenguajes y software que no son nada demandantes. Al mismo tiempo, no podemos olvidar que estos estudiantes son esencialmente niños y jóvenes. Sus necesidades de estudio deben de estar complementadas también con las de ocio, pues más que nunca, en esta etapa de formación educativa necesitan refuerzos lúdicos que pueden darse a través del juego o de los múltiples contenidos multimedia que ofrece Internet.

Para estos, la mejor opción es el Intel Core i3 10100. Este CPU, con gráficos integrados, permite hacer tareas básicas sin ningún problema en cualquier nivel de exigencia. Puede ser capaz de editar imagen y/o video en paquetería de Adobe, si es necesario, aunque evidentemente los resultados no serán tan óptimos. Intel se caracteriza por su rendimiento en single core, por lo que programas que se aprovechen de, específicamente, el multithreading, sufrirán un poco en este nivel. Sin embargo, para este nivel de exigencia no llegaríamos tan lejos. Por otro lado, sus gráficos integrados permiten jugar de manera perfectamente aceptable en HD (720p) sin muchos problema la mayoría de los juegos del mercado (contando con una buena refrigeración).

Además, te puede correr el Zoom a más de 60 fps *guiño guiño* si a tus papás les preocupan tus clases en línea.

Estudiantes de nivel superior

En el nivel superior nos encontramos una situación similar. Sin embargo, en este caso la recomendación es subir un poco en el apartado de procesamiento para dar espacio a tareas que puedan ser un poco más complejas y demandantes. Asimismo, para este rango será necesario prescindir de los gráficos integrados para que el CPU se dedique a las tareas de cómputo sin tener que hacer procesamiento gráfico al mismo tiempo. Estamos hablando que en el nivel superior se pueden encontrar tareas un poco más complejas con piezas de software mucho más diversas, como pueden ser la edición simple de video o audio, así como el modelado o el mapeado arquitectónico.

En este caso, un Core i5 10400 es una mejor opción no solo por la capacidad que puede entregar en sí mismo como procesador, sino también las posibilidades que da para actualizar en cuanto se requieran tareas más específicas y evitar posibles cuellos de botella que encontraríamos con un procesador de menos núcleos o frecuencias más bajas. En este caso, tenemos 6 núcleos y 12 hilos a 2.9 GHz, que puede ser más lento que en el Core i3, por ejemplo, que corre a 3.6 GHz, pero esto también representa más estabilidad sin necesidad de hacer ningún tipo de overclocking, ya que tenemos dos núcleos físicos extra, además de cuatro hilos más para la alimentación de instrucciones.

Intel ha sido proveedor de procesadores para Huawei | Foto: Huawei

Estudiantes de ciencias aplicadas a la tecnología

Cuando hablamos de ciencias aplicadas a la tecnología no hablamos solo de ingenierías o de programación, sino de todo aquello que tenga aplicaciones directas sobre el desarrollo tecnológico. En este lugar también entran desarrolladores de software, programadores de videojuegos, médicos, químicos, físicos y un largo etcétera. Si bien, estos campos siempre utilizan computadoras conectadas a servidores mucho más complejas, o sencillamente una workstation personalizada, también pueden hacerse de una PC que cubra sus necesidades en el ámbito educativo.

En este campo estamos hablando de necesidades mucho más complicadas y mucho muy demandantes. Estos no solamente necesitarán de un gran procesador, sino de piezas que vayan de la mano con ellos para poder correr el software de simulación o renderizado que se ocupa en estos campos. En este caso, Intel tiene varias opciones que cumplen los requisitos para las workstation como su serie Xenon, pero para estudiantes que requieren de tener estas herramientas dentro de su propia casa, un Intel Core i7 10700 es suficiente para ello. Este procesador es la entrada a la gama alta de la gama doméstica de CPU y cuenta con 8 núcleo y 16 hilos a 3.8 GHz como velocidad de reloj base. Sin embargo, es capaz de hacer OC hasta a 5.1 GHz (con la refrigeración adecuada). Su rendimiento en singlecore sigue siendo superior que en multi core, pero para las piezas de software diseñadas para este campo esto es suficiente.

Estudiantes de ciencias aplicadas al diseño

Finalmente, este es el campo que requiere más fuerza de cómputo. Aquí entran diseñadores, editores de video, artistas, arquitectos y demás gente que usará las piezas de software más demandantes que existan en el mercado para gamas domésticas. En este caso, será necesario siempre un CPU que tenga una gran cantidad de núcleos físicos que además tengan buena velocidad para poder aguantar las tareas para las que están destinados. Asimismo, deben de permitir que el renderizado sea rápido.

Si bien podrías, como estudiante, salirte con la tuya con un Core i7, el Core i9 10900 es la mejor opción porque es un CPU que no solo te servirá en tu etapa de estudiante, sino que te permitirá actualizar junto con tu demás sistema, hacia el campo laboral. Evidentemente, es el CPU más caro que existe dentro de la gama doméstica de Intel, pero también es su mejor procesador hasta la fecha. Cuando se trata de las herramientas para el desempeño de tu trabajo profesional es necesario acercarlas siempre al estándar del campo laboral, no solamente al educativo.

***

Los procesadores de Intel también cuentan con sus versiones móvil como el que probamos en esta Dell G5 15