La compañía sigue sumida en problemas.

Con tan sólo 6 meses en el puesto, Jeff Jones, presidente de Uber Technologies Inc, anunció que renuncia al cargo porque “sus valores” no concuerdan con los de la compañía.

Uber se ha visto envuelta en varios escándalos en las últimas semanas, incluyendo acusaciones de intentar bajar la intensidad de una huelga de taxistas, casos de acoso sexual y una cultura machista dentro de la compañía, hasta la discusión grabada en video entre el CEO, Travis Kalanick, y un chofer afiliado a la aplicación.

Después de que se hizo público el video en el que Kalanick confrontaba al chofer, el jefe máximo de Uber ofreció disculpas públicas y comentó que buscaría “ayuda de liderazgo” y que planeaba contratar a un jefe de operaciones. Ese plan fue interpretado en varios medios financieros como una degradación para Jones, pero no se esperaba su renuncia.

“Las convicciones y enfoques de liderazgo que han guiado mi carrera son incompatibles con lo que conocí y experimenté en Uber, y ya no puedo continuar más como presidente de esta compañía”, indicó Jones.

Kalanick dio a conocer la noticia por medio de un correo electrónico dirigido a los trabajadores de la compañía:

“Jones tuvo un impacto importante en la compañía. Después de anunciar nuestra intención de contratar a un COO, Jeff llegó a la dura decisión de que no ve su futuro en Uber. Queremos agradecer a Jeff por sus seis meses en la compañía y le deseamos todo lo mejor”, escribió el CEO de Uber.

Con esto, Jones se convierte en el más reciente de los ejecutivos de alto nivel que han dejado Uber en los últimos meses. El mes pasado Amit Singhal, ingeniero en jefe de Uber, salió de la compañía cuando se descubrió que había sido corrido de Google por un escándalo de acoso sexual; Ed Baker, vicepresidente de Productos y Desarrollo de Uber, renunció a principios de mes; Charlie Miller, el principal investigador de Seguridad de Uber, dejó la empresa para integrarse en Didi, una compañía de transporte de China.

Actualmente Uber también enfrenta una demanda de parte de Waymo, la división de coches autónomos de Google/Alphabet Inc., por presunto robo de tecnología

fuente Recode

temas