Se cree que los dibujos representan una evento volcánico que ocurrió en el paleolítico. 

Después de poco más de 20 años de su descubrimiento, la cueva de Chauvet (ubicada en Ardèche, sur de Francia) sigue sin revelar todos sus secretos. La cueva se volvió famosa por resguardar en su interior las más antiguas pinturas rupestres conocidas, realizadas durante el Paleolítico Superior.

Ahora, gracias a Sebastien Nomade, geólogo de la Universidad de Paris-Saclay, se formuló una nueva hipótesis que podría explicar el significado de las pintura rupestre de las antiquísimas paredes de la cueva. A pesar de que las imágenes no son 100 % claras, Nomade se ayudó con un spray especial para revelar trazos que podrían representar una erupción volcánica. 

Nomade cree que los dibujos prehistóricos, hasta ahora no completamente descifrados, representan una erupción que afectó al campo volcánico de Bas-Vivarais, una cordillera cercana con más de una docena de volcanes actualmente extintos. Después de una investigación que se prolongó casi 4 años, el científico concluyó que la erupción de la cordillera ocurrió entre hace 19,000 y 43,000 años. Una fecha que coincidiría con la elaboración de las pinturas.

El equipo a cargo del geólogo realizó una prueba de radiocarbono a la pintura, revelando que se realizó entre hace 34,000 y 36,000 años. Si la hipótesis de Nomade se acepta por la comunidad científica, las pinturas rupestres de la cueva de Chauvet serían el registro más antiguo de una erupción volcánica.

fuente Nature

temas