Científicos alemanes consideran que bajo el hielo de la Antártida hay restos de continentes que formaban parte de Pangea.

Encuentran restos de antiguos continentes en la Antártida

(Vipersniper/iStock/Getty Images Plus)

Un mapa reveló restos de antiguos continentes que se esconden debajo del hielo de la Antártida y no se trata precisamente de una civilización perdida. Así lo reportó Jörg Ebbing, un geocientífico de la Universidad de Kiel en Alemania, para Live Science.

El mapa muestra que la Antártida oriental está formada por muchos cratones –los núcleos de los continentes anteriores–. Y esto es importante porque según Ebbing:

“Esta observación conduce a la ruptura del supercontinente Gondwana y el vínculo de la Antártida con los continentes circundantes”.

Godwana es el nombre que hasta la fecha se le da a un antiguo bloque meridional que resultó de la separación en dos de Pangea, cuando el mar de Tethys se extendió hacia el oeste separando la tierra y creand0 Laurasia. Finalmente, en el Cretácico Gondwana fue escindiéndose y dio lugar a las masas continentales como las conocemos hoy.

Los hallazgos de Ebbing ayudan a revelar datos fundamentales sobre la tectónica de la Tierra y cómo interactúan las capas terrestres y de hielo de la Antártida.

Para conseguir captar los cratones, los investigadores utilizaron datos del satélite de la Agencia Espacial Europea Gravity Field y Steady State Circulation Explorer (GOCE) para completar los espacios en blanco. El satélite orbitó la Tierra desde 2009 hasta 2013, reuniendo datos sobre el campo de gravedad del planeta. La atracción de la gravedad difiere ligeramente de un punto de la Tierra a otro, dependiendo de los cambios en la topografía y la densidad del interior del planeta.

La medición de estos cambios permitió que se trazara un mapa de gravedad completo del planeta. El profesor Ebbing y su equipo de investigadores utilizaron otros datos satelitales para quitar el hielo de manera virtual de la Antártida y enfocarse en la roca que existe debajo. Así encontraron evidencia de la historia del continente como parte de Gondwana.

La corteza de la Antártida oriental es más gruesa que la de la Antártida occidental, con un grosor de entre 40 kilómetros y 60 kilómetros, en comparación con los 20 y 35 kilómetros de espesor del oeste. La corteza de la Antártida oriental es también una mezcla de cratones viejos, d incluido el Mawson Craton, que tiene un fragmento coincidente en el sur de Australia.

O sea que es posible que Gondwana no sea como la conocemos hoy en día, sino un poco distinta si consideramos que la Antártida oriental formaba parte de la misma.

temas