Con un monitor, teclado y mouse el Galaxy S8 se convierte en una estación de trabajo.

Junto con los nuevos Galaxy S8 y S8+, Samsung también presentó un nuevo accesorio pensado para mejorar la productividad. Su nombre es DeX y se trata de una pequeña base que transforma el teléfono en una estación de trabajo, casi como si fuera una computadora de casa u oficina.

El dock incluye un puerto Ethernet (100 Mbps), dos USB 2.0, una salida HDMI (4K a 30 fps) y el conector de corriente, además de un ventilador que sirve para evitar que el teléfono se caliente demasiado, ya que la base también sirve para cargar su batería. Así, el aparato puede conectarse a monitor, teclado y mouse para funcionar como equipo de escritorio.

Al poner el smartphone en la base a través de su conector USB-C, la pantalla del dispositivo se apaga para pasar la señal al monitor. En este modo, la interfaz de las aplicaciones es de ventanas como en en cualquier entorno de escritorio, permitiendo tener dos aplicaciones abiertas al mismo tiempo en pantalla dividida además de las notificaciones del teléfono.

Otra de la cosas más interesantes que permite el Samsung DeX es la de conectarse a un equipo Windows de forma remota, gracias al soporte de aplicaciones como Citrix Receiver, VMware Horizon Client y Amazon WorkSpaces.

El Samsung DeX también permite conectarse a un equipo Windows de forma remota.

Si bien es cierto que esto no es nada nuevo y que ya existen soluciones de este tipo desde hace tiempo (como en Ubuntu o Windows 10), el dispositivo de Samsung llega en el momento adecuado y con el respaldo de un producto de consumo masivo como el Galaxy S8. Ya veremos si esto es suficiente, aunque de inicio el Samsung DeX luce bastante bien.

fuente Samsung

temas