Apple: ¿cuál es el secreto detrás de los retina display?

Así es como funciona un Retina Display de Apple, que asegura es una tecnología innovadora pero es solamente un truco inteligente
Cómo funciona el Retina Display de Apple | Fuente: Apple

Desde hace muchos años Apple apostó por un concepto muy interesante: los Retina Display. Este fue un cambio completamente revolucionario en el marketing de la marca. Sin embargo, detrás de esta tecnología no hay grandes innovaciones sino y un truco muy inteligente y así es como funciona.

La pantalla conocida por todos como Retina Display fue introducida al mercado por primera vez en 2010 con el iPhone 4. Este fue, también, de los últimos lanzamientos presenciales de Steve Jobs como CEO de Apple. El concepto era sencillo: esta es una pantalla que es más cómoda a los ojos y ofrece una resolución que la hace superior a otras.

Si bien en su momento fue un cambio interesante (pero no innovador), Apple supo vender esta nueva pantalla gracias a esa palabra mágica: retina. Su pantalla no era ni es la que más resolución tiene en el mercado, asimismo tampoco son las más densas ni las que mejor reproducción de color tienen, pero fueron las primeras en entender cómo funciona un usuario respecto a lo que ve.

Steve Jobs presentando el primer Retina Display | Fuente: Apple

En ese momento, el retina display se trató de una pantalla de 326 ppi (pixeles por pulgada) y este concepto poco a poco fue introducido en los demás productos de la marca. La densidad así como la resolución (en ese momento FHD), eran más bien promedio, pero el secreto está en cómo existe esto respecto a la forma en que un usuario usa cada dispositivo.

El Retina Display supone la distancia en que un usuario sostiene, en este caso, su iPhone o sus demás dispositivos. Es decir, la densidad de pixeles está enfocada a la distancia que tú miras la pantalla y, asimismo, a la resolución que el display puede representar.

Es por eso que en el iPhone 4 se tenían 326 ppi, pero en la primera iPad con Retina Display se usó un display con 264 ppi y en iMac uno de 220 ppi. Evidentemente, uno mira un monitor de pantalla (por sus dimensiones y uso) a una distancia mayor que la de un smartphone, que está prácticamente en tus ojos.

Dentro de los múltiples objetivos que tiene el Retina Display, el principal es ocultar todos los dientes de sierra que puedan verse sobre la pantalla. Mismos que siempre existirán, porque los píxeles no dejan de ser cuadrados y para representar las figuras utilizan figuras y esquemas de reproducción que ayudan a ver objetos redondeados, pero que nunca dejarán de tener estos bordes que podrías ver, por ejemplo, si haces un acercamiento a las imágenes que ves en tu pantalla.

Diferencia de display entre Retina Display de iPhone 4 y display regular de iPhone 3 | Fuente: CPS

En su momento esto fue revolucionario porque mostró, una vez más, que el usuario no necesita la tecnología más avanzada del mercado, sino aquella que satisfaga su nivel de experiencia. Este modelo se siguió y Apple hace prácticamente todos sus display a medida dependiendo de su producto. Muchos de ellos, por ejemplo en sus nuevas iMac, ni siquiera logran representar el tamaño de 4K. Sin embargo, por su disposición y el estudio que hacen sobre la forma de uso logran dar el mismo resultado que cualquier otro panel 4K.

Esta tecnología está adoptada en casi todos los dipositivos que existen actualmente. La única diferencia en este instante respecto a un Retina Display a un panel normal es sencillamente el arreglo que hace Apple sobre su producto en relación a un panel producido en masa por un tercero (que en su caso son LG para sus computadoras y Samsung para dispositivos móviles).

***

Aprende más del ecosistema de Apple en nuestro canal de YouTube