Después de años de desarrollo finalmente la ciencia le enseña a los robots a planchar.

Los robots llevan años intentando superarnos, lo han conseguido en diferentes aspectos trascendentales como el ajedrez, los cubos rubik e incluso en el difícil arte de apoyar a un equipo deportivo. Seguramente por todos estos impresionantes logros, Stephen Hawking les teme más que ha encontrarse en un callejón oscuro a Elba Esther Gordillo.

Afortunadamente aun existen campos en los que derrotamos, no sin ciertas dificultades, a los armatostes, como el ping-pong. Otro de esos campos donde los robots estaban destinados al fracaso era la complicada tarea de planchar la ropa.

Lamentablemente, un equipo de ingenieros traidores a la raza humana de la Universidad de Columbia desarrolló un programa que promete enseñarles a los metálicos mequetrefes a planchar adecuadamente. De acuerdo con los desarrolladores de esta pieza de metal domestica, consiguieron crear un algoritmo que permitía calcular a su robot los movimientos y la presión necesaria para doblar ropa. Pero conseguir que además pudiera usar una plancha fue mucho más difícil.

Luego de tres años de estira y afloja, e incluir en el proceso el uso de un Kinect, lograron lo que parecía imposible: enseñar a planchar al robot mejor que cualquier mamá que tiene la prisa de llevar presentable a su vástago. El robot fue presentado en la Conferencia Internacional de Robótica y Automatización IEEE realizada en Estocolmo.

Como era de esperarse, el robot no está pensado para robarle el trabajo a las amas de casa o a las trabajadoras domesticas, sino para otras tareas:

“Básicamente, sólo estamos creando tecnología que podría manipular objetos que no tienen un estado rígido, así como niveles de presión. Utilizamos la tarea de planchar porque es una muy complicada de realizar para un robot, sobre todo cuando también tiene que manipular ropa. Debido a que tiene que procesar muchos datos, modelar internamente acciones, y posteriormente llevarlas a la práctica” indicó Peter Allen, profesor de ciencias informáticas de Columbia y co-creador del algoritmo.

No se dejen engañar amigos, por más que piensen que sería bueno dejar de preocuparnos por tener nuestras camisas sin arrugas, no podemos confiar en estos mecanismos que, en cualquier momento, podrían buscar desbaratar la sociedad tal y como la conocemos. ¿Qué prefieren? ¿Una sociedad robotizada o un pantalón bien planchado?

fuente Yinxiao Li (YouTube)

temas