El millonario cree que estamos a tiempo de generar un plan fiscal que sirva para financiar la asistencia social a través del trabajo de los robots.

Bill Gates ha estado muy activo estos días, de hecho el fundador de Microsoft aceptó un par de entrevistas con los portales Quartz y Axios. En las dos entrevistas tocó temas diferentes, pero vinculados con la manera en que la tecnología cambiará el mundo.

A pesar de ser un partidario del desarrollo tecnológico, Gates dijo a Axios que sabe que el progreso puede engendrar monstruos, y es posible que existan dispositivos peligrosos en manos de grupos potencialmente dañinos, incluyendo terroristas.

“Siempre existe la cuestión de cuánta tecnología está facultando a un pequeño grupo de personas para causar daños. En el caso de la energía nuclear, esto puede tener impacto en millones de personas; pero en el de la biotecnología, puede llegar a afectar a miles de millones. Eso me da miedo”, explicó Gates.

En la entrevista con Quartz, Gates sostiene que ya es momento de plantearnos los problemas económicos relacionados con los robots. El millonario insiste que actualmente muchos robots están tomando los trabajos de muchas personas, y por tanto los robots “deberían pagar los mismos impuestos”. Es decir, Gates no está diciendo que los robot se inscriban a hacienda y hagan tramites burocráticos, sino que sus propietarios deberían asumir pagar los impuestos equivalentes por un ser humano por cada robot que posean.

“Hay que estar decidido a subir los impuestos e incluso a bajarle la velocidad a la automatización de los trabajos”, indica Gates, afirmando que el trabajo automatizado de los robots reemplazará a muchos trabajadores en muchos campos al mismo tiempo. Los dueños de los robots deberían solidarizarse, o los gobiernos obligarlos a hacerlo, para que los impuestos que paguen sean usados en asistencia social. Si se logra adecuadamente lo anterior, en el futuro los seres humanos finalmente se liberarán de mucho del trabajo pesado, y podrán dedicarse a áreas muy descuidadas, como la educación y el mejoramiento del cuidado de los ancianos y los enfermos.

Para conseguir lo anterior es necesario que, ahora que todavía no explota la robotización de los trabajos, los gobiernos pongan reglas claras. Por eso, es imprescindible que los Estados sean fuertes, y las empresas privadas deben darse cuenta de que no pueden ponerse por encima de los gobiernos:

“Las empresas deben tener cuidado y no pensar que su punto de vista es más importante que la visión de un gobierno, sobre todo en algunas áreas clave” indica Gates.

Posterior a las entrevistas, Gates publicó su “carta anual” en su blog personal, en el que se mostró sumamente optimista:

“Compare hoy con cómo eran las cosas hace una década o un siglo. El mundo es más saludable y más seguro que nunca. El número de niños que mueren cada año se ha reducido a la mitad desde 1990 y sigue bajando. El número de madres que mueren también se ha reducido drásticamente. Entonces, la pobreza extrema ha disminuido casi a la mitad en tan solo 20 años. Más niños asisten a la escuela. La lista sigue y sigue”.

A pesar de su optimismo, señala estar preocupado por algunas de las desciciones de Donald Trump:

“La cosmovisión de “America First” me preocupa. No es que Estados Unidos no deba cuidar a su gente. La pregunta es cuál es la mejor manera de hacerlo. Mi punto de vista es que comprometerse con el mundo ha demostrado a través del tiempo beneficiar a todos, incluidos los estadounidenses. Incluso si medimos todo lo que el gobierno hizo sólo por lo que ayudó a los ciudadanos estadounidenses, el compromiso global aún sería una inversión inteligente”.

Después de publicar la carta, subió un video protagonizado por su esposa Melinda, dedicado al mismo tema:

vía Gates Note

fuente Quartz

temas