DC quiere que sus villanos sean los próximos en invadir la pantalla grande.

A finales del año pasado, corrió el rumor de que DC y Warner preparaban una película de Deathstroke protagonizada por Joe Manganiello, a quien ya vimos enfundado en el traje del letal asesino en un breve cameo de Justice League.

El caso de Manganiello es muy extraño, y demuestra que las decisiones de Warner con respecto al universo cinematográfico de DC se han tomado con las patas. Primero presentaron un curioso video, en el que nos dejaron ver a Manganiello como Deathstroke; luego anunciaron que el personaje sería el antagonista principal de la próxima película de Batman dirigida por Ben Affleck. Pero, cuando Affleck cedió su lugar como director a Matt Reeves, el nuevo director tiró a la basura el guión de Affleck y comenzó desde cero todo el planteamiento de la película.

Desde entonces, decenas de rumores apuntaban que Deathstroke había quedado fuera del proyecto, o que si llegaba a aparecer, sería como un personaje menor. Ahora, en boca del mismo Manganiello, se confirmó que Warner prepara una película en solitario de Deathstroke, aunque todavía están trabajando en el tratamiento de la cinta.

Se sabe que Gareth Evans, el director de The Raid, mantiene negociaciones con Warner para dirigir la película de Deathstroke. Según los rumores, Evans está pidiendo el control creativo del proyecto, lo que quiere decir que probablemente pida una clasificación R (para adultos), para hacerle así honor a uno de los antihéroes más salvajes de DC Comics.

Con esto, tal parece que Warner quiere darle más importancia a los proyectos protagonizados por villanos, no en balde tienen entre manos una cinta protagonizada por The Joker y otra con Harley Quinn. ¿Será correcto darle tanto protagonismo a los villanos? Los más probable es que sí, sobre todo porque históricamente, los villanos son uno de los puntos fuertes de DC, tanto en el cine como en sus cómics.

temas