Un equipo de investigadores encontró bajo los hielos de Siberia uno de los virus más grandes y viejos que se conocen hasta ahora, ya que su antigüedad se estima en unos 30,000 años. El virus, cuyo nombre es Pithovirus sibericum, acaba de ser reactivado.

Chantal Abergel, científica francesa que formó parte del equipo que descubrió al Pithovirus sibericum en el año 2000, describe que el hallazgo se dio a 30 metros de profundidad de la superficie, entre las capas heladas de permafrost en la tundra siberiana, por ello el material genético del virus se ha mantenido en perfecto estado de conservación.

“Debido a que las condiciones ambientales del virus cambiaron, se descongeló y se reactivó. Durante las 12 horas siguientes a su reactivación, introdujimos en una ameba y se multiplicó cientos de veces. La ameba murió por rotura [denominado ciclo lítico] y apareció una nueva generación de virus”, declaró Abergel.

El Pithovirus sibericum es uno de los poquísimos virus “gigantes” que existen, hasta antes de su descubrimiento solo se conocían dos: el Pandoravirus y el Mimivirus. De entre ellos, el virus descubierto en Siberia es de mayor dimensión, pues tiene 1.5 µ (micras) de longitud, lo que lo iguala en tamaño a una pequeña bacteria.

El  Pithovirus sibericum a todo color
El Pithovirus sibericum a todo color

De acuerdo con los investigadores, el Pithovirus sibericum hasta ahora no representa ningún peligro para los seres humano o los animales, pero pudo ser peligroso para nuestros ancestros. En este sentido,  Abergel señala:

“Bajo las condiciones en las que aislamos el virus, éste no es infeccioso. Los restos de los últimos Neandertales (que vivieron hace 28,000 años) han sido localizados en Rusia. Estos ancestros vivieron, padecieron enfermedades y murieron. Es interesante pensar que, tal vez, el virus les pudo infectar.”

La investigadora destaca que aun no pueden determinar si el virus es peligroso para los seres vivos, pero que continuaran experimentando con el para determinarlo:

“Si encontramos alguna analogía [con los agentes infecciosos que se dan en humanos] el riesgo será real, sino estaremos a salvo. Desde luego no queremos revivir este virus si es un patógeno”, asegura Abergel.

Debido al calentamiento global, cada año se derrite el hielo de las capas superficiales de varias zonas de la Tierra que antes no lo hacían, por ello es muy probable que sigamos encontrando microorganismos arcaicos hasta ahora desconocidos.

vía El Mundo

fuente PNAS

temas