El pulpo “macho” que tuvo 10 mil bebés… y luego murió

Reproducirse y morir: el destino de los pulpos.

El Centro de Educación Marina y Acuario de la Universidad de Georgia compró un pulpo al que llamaron Octavius. Todo marchaba bien con el animal marino, que vivía en su propia pecera, hasta que un día ocurrió lo impensable: Octavius tuvo 10 mil crías. De esa forma, los científicos descubrieron que el pulpo no era macho sino hembra… y que muy pronto moriría.

También te recomendamos: Captan en video la pelea entre un pulpo y un águila

En 2018, antes de tener a sus 10 mil bebés, el comportamiento de Octavius cambió drásticamente: de ser un pulpo sociable que nadaba constantemente y exploraba cada rincón de su pecera, pasó a esconderse en su cueva durante gran parte del día. En este video de la Universidad de Georgia se puede observar el comportamiento “normal” del cefalópodo:

El curador del acuario, Devin Dumont, dice que fue un día de octubre cuando se dispuso a limpiar la pecera de Octavius y encontró miles de partículas microscópicas flotando en el agua. El dimorfismo sexual en los pulpos es menos evidente, por lo que es comprensible que los cuidadores de Octavius la confundieran con un macho hasta que dio a luz. Esto, desafortunadamente, no fue solo un indicador de que el pulpo era hembra: también fue una señal de que Octavius se acercaba a su fin.

A diferencia de los pulpos macho, que mueren poco después de aparearse, las hembras lo hacen después de tener crías: dedican toda su energía disponible para proteger a los bebés de posibles depredadores, por lo que dejan de comer hasta que su cuerpo cesa de funcionar.

En cuanto a las crías del pulpo Octavius, algunas fueron liberadas en un estuario cercano, otras fueron colocadas en una pecera del acuario y otras se llevaron a un laboratorio de investigación. En este video, Dumont examina algunas de las crías en el microscopio (porque la naturaleza puede ser cruel, pero también adorable):

ANUNCIO