El pez es capaz de conservar la temperatura de su cuerpo, lo que le permite moverse más rápidamente y ver mejor bajo el agua. 

La semana pasada, investigadores estadounidenses dieron con el descubrimiento de lo que parece ser el primer pez de sangre caliente. Según los estudios del equipo liderado por Nicholas Wegner, de la Agencia Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), el espécimen, denominado Opah (Lampris Guttatus), antes se creía un pez común que habita en las profundidades del océano, pero en realidad tiene ciertas habilidades poco comunes.

La revista Science reveló que el pez gordo y de largas dimensiones (puede alcanzar hasta dos metros de longitud) cuenta con la capacidad de mantener su sangre caliente, conservando la temperatura de su cuerpo hasta 5 grados centígrados más cálido que las aguas en las que habita. Esta habilidad le permite acelerar mucho más el nado así como mejorar su vista en zonas más profundas.

Los investigadores explicaron que este descubrimiento es poco común, pues la mayoría de los peces son poiquilotermos, es decir, que en lugar de mantener una temperatura interna estable, como podemos verlo en los mamíferos, éstos se mantienen a una temperatura igual o bastante similar a la del ambiente que habitan. Ya se conocían algunas excepciones, como el atún, algunos tipos de tiburón o el pez espada, que pueden mantener la calidez de algunas partes de su cuerpo, pero esta es la primera vez que se encuentra un ejemplar que mantiene todos sus órganos a una temperatura estable.

Con esto, la especie a la que también se le conoce como “Moonfish” o “Sunfish”, tiene varias ventajas respecto a otros peces, lo que le convierte en un depredador. Los peces que habitan en las mismas condiciones que Opah suelen ser lentos y bastante toscos; este tipo de peces normalmente permanece inactivo debajo del mar para ahorrar energía y en lugar de perseguir a sus presas, prefieren emboscarles. En cambio, Opah se mantiene aleteando con rapidez, y es precisamente este movimiento el que le permite mantener la temperatura de su cuerpo, acelerando su metabolismo y gran parte de sus movimientos, incluyendo su tiempo de reacción.

“Esto es en realidad una gran innovación de estos animales, les da una gran ventaja competitiva. El concepto de intercambio de calor contra-corriente fue inventado en los peces, mucho antes de pudiese ocurrírsenos”, menciona Wegner.

El descubrimiento se dio a partir de la observación del tejido de un ejemplar, Wenger notó que éste tenía un diseño bastante diferente, contando con vasos sanguíneos que son capaces de transportar sangre tibia hacia las branquias del pez, éstos se enrollan alrededor de aquellos que transportan la sangre fría hacia al centro del cuerpo después de absorver oxígeno desde el agua. Este fenómeno, es el que precisamente permite al cuerpo conservar el calor.

vía BBC

fuente Science

temas