La domesticación de los perros ha sido documentada ampliamentesin embargo,  no se contaba con mucha información acerca del mismo proceso con relación a los gatos, hasta ahora.

Los pocos datos que se sabían era que la domesticación felina pudo ocurrir hace largo tiempo, en promedio entre 4,000 y 10,000 años en el pasado. Aunque ese hecho esta en entre dicho, ya que la prueba de los gatos domésticos de 10,000 años de antigüedad es una tumba encontrada en Chipre en la que están enterrados un hombre prehistórico y un felino salvaje, pero algunos señalan que esta puede ser una casualidad y no una prueba de la domesticación gatuna.

Para aclarar el misterio, o un grupo internacional de científicos decidió investigar la evidencia incontrovertible más antigua encontrada hasta ahora relacionada con gatos domésticos, por ello analizaron ocho fósiles encontrados en Quanhucun, China.  Fiona Marshall, profesora de arqueología de la Universidad Washington de San Luis (Misuri, Estados Unidos), parte del grupo de investigadores, declaró:

“Hay, por lo menos, tres líneas de investigación científica que nos permiten describir la historia de la domesticación de los gastos. Por lo pronto, nuestros datos indican que los gatos se acercaron a las antiguas aldeas agrícolas atraídos por animales pequeños, como los roedores que se alimentaban de los granos cultivados y almacenados.”

Las pruebas realizadas en los fósiles arrojaron que la aldea de Quanhucun era su fuente de alimento. Cuando esos gatos estuvieron vivos hace unos 5,300 años, su relación con los humanos era ventajosa de ambos lados, ya que los felinos usaban a las personas para hacerse de su alimento y éstos utilizaban a los gatos para deshacerse de los roedores. En base a lo anterior, Marshall afirmó:

“Aún si estos gatos no estaban todavía plenamente domesticados, las pruebas confirman que vivían en estrecha proximidad con los granjeros y que la relación tenía beneficios mutuos.”

Hasta el momento los análisis no han logrado determinar el grado de domesticación de los gatos chinos, pero sí demostraron que su alimentación estaba basada en los roedores que se comían el grano de mijo que cultivaban los agricultores del lugar. Estos felinos ya estaban fuera de los parámetros de los gatos salvajes del Oriente Medio y eran más pequeños que sus contrapartes, de hecho, ya entraban dentro de los parámetros de tamaño de algunos de los gatos domésticos actuales.

Gato-chino-02
Los primeros acercamientos entre personas y gatos datan de hace más de 5,000 años

También se encontraron pequeños tazones de cerámica que los aldeanos utilizaban para dejar trozos de alimento alrededor de las cosechas de mijo para que los gatos ahuyentaran a los ratones. Los datos isotópicos realizados a los fósiles gatunos muestran, asimismo, que un gato comía menos carne y consumía más alimentos basados en el mijo de lo esperado, y eso indica que buscaba su comida entre los humanos o que éstos los alimentaban.

Por si fuera poco, se demostró que uno de estos antiquísimos cadáveres felinos correspondía a un gato viejo, que además presentaba señales de haber sido bien cuidado y alimentado en vida, por lo que, en palabras de Marshall:

“[El estudio] ofrece las pruebas más tempranas de una relación comensal entre personas y gatos.”

La investigación presenta similitudes con las conclusiones alcanzadas por Atsuko Saito y Kazutaka Shinozuka, quienes hace poco determinaron la capacidad de reconocimiento de las voces por parte de los gatos.

*Foto principal: Chinese Cat, Otháner Kasiyas

vía The Conversation

fuente PNAS

temas