Concretamente la grasa en los pechos puede detonar la aparición de la enfermedad.

Desde hace mucho tiempo se sabe que la obesidad es un importante factor de riesgo para el cáncer de mama, especialmente en las mujeres posmenopáusicas. Diversos estudios han comprobado que las personas obesas tienden a tener tumores más avanzados y agresivos de mama. Sin embargo, hasta ahora, no se sabía cual era la razón detrás de esto.

Un nuevo estudio científico aparecido en la revista Science Translational Medicine comprueba la teoría que relaciona la obesidad con la aparición del cáncer de mama y ofrece una explicación satisfactoria. De acuerdo con la investigación, la razón de lo anterior se debe a que el sobrepeso aumenta la rigidez de los tejidos de grasa mamaria, lo que crea un ambiente que ayuda al crecimiento de los tumores.

Los responsables del estudio, un equipo de investigadores de la Universidad Cornell-Ithaca y del Memorial Sloan Kettering Cancer Center, han analizado el tejido adiposo mamario de pacientes y ratones. Comprobando que la obesidad puede desencadenar cambios estructurales en la matriz extracelular, el andamio de colágeno y otras proteínas fibrosas que rellenan el espacio entre las células y el tejido y son responsables de proporcionar apoyo estructural.

gordos

Los investigadores han visto que la grasa mamaria producida por una dieta alta en grasa contienen un mayor número de células llamadas miofibroblastos, que hacen que la matriz extracelular sea más densa y rígida. Cuando analizaron el tejido mamario de pacientes con cáncer de mama obesos, los científicos observaron que sus fibras de colágeno eran más gruesas y más rígidas de lo normal. Dicha rigidez parecía desencadenar cambios mecánicos que se transformaban en señales químicas que estimulaban el crecimiento de los tumores.

El estudio también aporta información que puede ayudar a desarrollar las técnicas quirúrgicas de reconstrucción mamaria que emplean tejido adiposo o grasa. Lo anterior se debe a que descubrieron que este proceso de rigidez mamaria puede ser reversible.

Los investigadores pusieron a dieta a los ratones y así se redujo el número de miofibroblastos en el tejido mamario, lo que sugiere que adelgazar puede potencialmente revertir esta rigidez del tejido.

Las conclusiones del estudio indican que es muy importante fomentar un peso saludable en las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama.

vía The Verge

fuente Science Translational Medicine

temas