Ningún filtro puede evitar que veamos el vacío de tu alma a través de tu mirada.

La Royal Society for Public Health del Reino Unido declaró a Instagram como la red social más nociva para la salud mental de los jóvenes. Esto luego de realizar una encuesta entre 1,500 personas de entre 14 y 24 años, a quienes se cuestionó sobre la forma en que las redes sociales afectan su bienestar en relación a padecimientos como la ansiedad, depresión, imagen corporal, identidad y salud.

El estudio, llamado Status of Mind, combina sus resultados los con los de investigaciones anteriores Así, concluye que después de Instagram, las plataformas que más impacto tienen en la salud mental en la población joven son Snapchat, Facebook y Twitter. En contraste la Royal Society encontró que YouTube es, por el contrario, la que ejerce un impacto más positivo en la misma población.

Ahora, todos nos preguntamos: ¿Por qué Instagram? Es una respuesta simple y complicada al mismo tiempo. Simple, porque todos conocemos a una persona que es realmente activa Instagram y cuya vida en la pantalla luce estimulante, envidiable, glamurosa y brillante; mientras que nosotros, los receptores de ese mensaje de éxito, no nos detenemos a pensar si su vida luce igual de brillante fuera de las fotos. Uno de los encuestados del estudio lo explica mejor al decir que “Instagram fácilmente hace que las niñas y las mujeres sientan como si sus cuerpos no fueran lo suficientemente buenos (comparados) a los de la gente que añade filtros y edita sus imágenes para verse “perfectos”.

Los estudios previos, citados por Status of Mind, encontraron que en los usuarios de Instagram se generar expectativas “poco realistas” y el síndrome de FOMO (fear of missing out, o el miedo a perderse algo), que disminuyen la autoestima y aumentan padecimientos como la ansiedad, depresión y falta de sueño en los usuarios.

Entre las referencias se cita a un estudio publicado en Journal of Youth Studies, donde una de cada cinco jóvenes entrevistados reveló que despiertan durante la noche para revisar los mensajes, haciéndolos sentir exhaustos durante el día. Todo esto se agrava cuando existe cyber-bullying.

Si aún no saben de lo que hablamos, pueden revisar algunas cuentas de Instagram que lo ejemplifican aquí, aquí, aquí, aquí y otra más por acá. Y sólo son unas cuentas locales de los 700 millones de usuarios que están posteando constantemente fotografías en la red social perteneciente a Facebook.

Pero no todo es maldad en las redes sociales. Alrededor del 70% de los encuestados dijo que recibieron apoyo emocional en las redes sociales cuando los tiempos eran difíciles, además fueron capaces de crear y mantener relaciones en línea.

Para tratar de amortiguar el efecto negativo, la Royal Society le pidió a las plataformas que tomen medidas con el fin de ayudar a los usuarios con “sentimientos de inadecuación” y a las marcas que avisen a los usuarios cuando sus imágenes han sido manipuladas.

“No estamos pidiendo estas plataformas para prohibir Photoshop o filtros sino más bien para que la gente sepa cuando las imágenes han sido alteradas para que los usuarios no se toman las imágenes en valor nominal como real- explicó Matt Keracher, autor del reporte – Realmente queremos dotar a los jóvenes con las herramientas y los conocimientos necesarios para poder navegar las plataformas de medios sociales no sólo de una manera positiva, pero de una manera que promueve la buena salud mental”, agregó.

Por su parte, Sir Simon Wessely, presidente del Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido, declaro en una entrevista para CNN que demonizar los medios sociales no es la respuesta.

“Estoy seguro de que las redes sociales juegan un papel en la infelicidad, pero tiene tantos beneficios como cosas negativas. Necesitamos enseñar a los niños cómo hacer frente a todos los aspectos de las redes sociales, buenos y malos, para prepararlos para un mundo cada vez más digitalizado, y hay un verdadero peligro al culpar al medio por el mensaje”, explicó.

fuente Royal Society for Public Health

temas