La investigación revela que la antimateria no es tan diferentes que la materia.

Desde hace décadas la ciencia ficción ha presentado a la antimateria como un elemento extraño, elusivo, e incluso destructivo. Pero, en la vida real, sus misterios comienzan a revelarse y todo indica que no es tan terrible como la imaginación de los escritores creían. En realidad la antimateria es sólo un material compuesto de partículas que tienen la misma masa que las partículas convencionales, pero con cargas opuestas. Un electrón con una carga positiva se llama un positrón, y un protón con una carga negativa se llama un antiprotón. El material compuesto de estas antipartículas es la antimateria.

Ahora, gracias a una reciente investigación de un equipo internacional de científicos adscritos a la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN por sus siglas en inglés) se logró medir, por primera vez en la historia, los niveles de energía del antihidrógeno. El equipo del CERN lleva dos décadas investigando la antimateria, pero hasta ahora no había logrado medir su espectro de luz.

En el CERN lograron crear antihidrógeno y dispararle con un láser para producir una línea espectral. Es increíblemente difícil crear antimateria y conservarla durante un período prolongado de tiempo. Esto se debe a que la antimateria y la materia se aniquilan cuando entran en contacto.

Para crear el antihidrógeno llenaron un tubo de vacío de miles de antielectrones junto a antiprotones para así crear antihidrógeno y después usar una trampa magnética, la cual mantendría la existencia de estos antiátomos durante el mayor tiempo posible, que resultó ser de 15 minutos.

A pesar que la vida del antihidrógeno fue muy breve, el equipo del CERN logró comparar la antimateria con la materia para descubrir si obedecen las leyes de la física de la misma forma que la materia. En sus resultados, los expertos del CERN concluyen que la línea espectral del antohidrógeno y la del hidrógeno son prácticamente iguales.

Si bien se podría pensar que el experimento no es un enorme logro, ha captado la atención de todo el mundo científico, principalmente de los físicos teóricos, porque es un asunto central para resolver una de las grandes preguntas de todos los tiempos: ¿Por qué existe algo?

Los modelos del Big Bang sugieren que se debería haber creado una cantidad igual de materia y antimateria en el origen del tiempo. Pero, dada su naturaleza, toda la antimateria y materia del universo deberían de haber sido aniquiladas poco después de que fueran creadas. Sin embargo, aquí estamos.

Afortunadamante para la ciencia, el experimento del CERN ha logrado desarrollar un método que permite observar y medir la antimateria. Gracias a esto, tal vez, la ciencia logrará descifrar el misterio de la creación.

vía Popular Mechanics

fuente Nature

temas