Al parecer la aplicación mintió sobre la privacidad de WhatsApp.

Si ayer Mark Zuckerberg andaba muy feliz probando a Jarvis, hoy seguramente amaneció con una nube gris sobre su cabeza. La Comisión Europea ha acusado a Facebook de proporcionar información engañosa durante el proceso de compra de WhatsApp en 2014. Por lo tanto, ahora la compañía tendrá que demostrar que no es Pinocho y que no mintió acerca de la opción de asociar las cuentas de usuario de ambos servicios para evitar una multa que podría alcanzar el “estratosférico” porcentaje de hasta el 1% de sus ingresos anuales. Creo que no hace falta aclarar que ese 1% podría llegar significar una suma considerable.

La comisión Europea examinó las probabilidades de que la red social asociara las cuentas de sus usuarios con las cuentas de los usuarios de WhatsApp antes de aprobar el contrato entre ambas compañías. Ante la posible demanda, Facebook dijo que no era plausible establecer una asociación automatizada fiable entre las cuentas de los dos servicios.

Todo era miel sobre hojuelas hasta que en agosto de este año, WhatsApp una actualización en sus términos de servicio y política de privacidad (esos que nunca nadie lee), en la que brindaba la posibilidad de vincular los números de teléfono de sus usuarios con los usuarios de Facebook. Esto, supuestamente, con la finalidad de que Facebook pudiera ofrecer una mejor personalización.

Sabemos que Facebook no la pasa bien en Europa y recientemente, en septiembre el gobierno alemán prohibió a Facebook obtener los datos de usuarios de WhatsApp. Luego en octubre las autoridades de protección de datos de Europa le pidió a ambas compañías que no siguieran con el intercambio de datos. Si bien, uno podría pensar que no tiene nada de mala andar intercambiando datos, lo cierto es que un jalón de orejas, de vez en vez, a las compañías que lo saben todo sobre nosotros no está mal.

vía Gizmodo

fuente European Commission

temas