Un fallo de software impide que la nave envíe datos de su vuelo a la Tierra.

El primer vuelo de prueba de uno de los prototipos de la nave LightSail-1 que se puso en el aire el miércoles pasado, tuvo que parar sus actividades debido a un ambiguo percance de software, así lo dio a conocer The Planetary Society a través de su blog oficial.

El fallo de software afectó el sistema de tal manera que no le ha sido posible enviar información a la Tierra. The Planetary Society explica que este problema se debe a la placa base de los pequeños satélites CubeSat que componen la nave, éstos funcionan empleando una variante de Linux que tiene como propósito enviar datos a la Tierra cada determinado tiempo. Después de ser recopilada la información, la placa escribe información en una especie de base de datos.

El problema es que a medida que el software sobreescribe datos en el archivo .CSV denominado beacon.csv, éste va incrementando su peso, y cuando alcanza los 32 MB, el sistema comienza a tener dificultades y se bloquea, al menos en la versión antigua. Posteriormente el fabricante de los CubeSat lanzó un parche para solucionar el error, pero éste no logró instalarse en la nave y aunque se intentó actualizar el sistema de ésta remotamente, los técnicos no consiguieron tener éxito.

El CEO de The Planetary Society, Bill Nye, explicó que si la nave se encontrara en la Tierra, la solución al problema sería tan sencilla como presionar un botón de reinicio que se encargue de limpiar el archivo y poder actualizar con el parche. Pero, como él dice: “lamentablemente no hay nadie en órbita ahora mismo para pulsar ese botón”.

La misión principal de LightSail es la de demostrar una nueva manera de impulso utilizando la energía solar. Hace un par de semanas Bill Nye inició una campaña en Kickstarter en busca de financiamiento, y faltando aún 28 días más para el término de ésta, ya ha superado su meta de de 200,000 dólares con más de 755,000 dólares.

Los investigadores de The Planetary Society se encuentran concentrando esfuerzos en la búsqueda de una solución al problema, esperando que la LightSail-1 pueda reiniciarse y continuar con sus actividades y transmisión de datos normalmente. Se supone que esta misión de prueba debía tener una duración de 28 días y tiene como meta la de exactamente recopilar datos que puedan funcionar para perfeccionar cualquier error que aparezca en la misión principal.

vía Gizmodo en Español

fuente The Planetary Society (blog)

temas