Científicos revelan el origen de las rocas de Stonehenge

Las colosales piedras que le dan forma fueron movidas al mismo tiempo desde otra región.
(Foto: James Davies / Herencia inglesa)

El monumento megalítico de Stonehenge, ubicado en Salisbury, Reino Unido, ha desconcertado a los arqueólogos durante siglos. Su origen se remonta a unos 5 mil o 4 mil 500 años en el pasado y hasta hoy no había mucha claridad sobre su origen y cómo fue creado. Investigadores acaban de revelar que las enormes piedras de 9 metros de alto y más de 24 mil kilos de peso, llamadas sarsens, fueron traídas al mismo tiempo desde una zona conocida como West Woods a más de 25 kilómetros de distancia.

“Nuestros resultados sugieren que la mayoría de los sarsens en Stonehenge comparten una química común, por lo que estamos diciendo que provienen de la misma área”, explicó David Nash, el autor principal del estudio. Los hallazgos podrían ayudar a los arqueólogos a descubrir cómo los constructores transportaron las piedras gigantes al sur.

Stonehenge originalmente tenía 80 sarsens erigidos en arcos de forma cuadrada, pero solo quedan 52. Según el análisis del equipo de Nash de los elementos presentes en las rocas, 50 de esos 52 sarsen comparten la misma composición química que las rocas de West Woods.

Antes de este descubrimiento, los arqueólogos habían especulado que los sarsens provenían de una región cercana llamada Marlborough Downs, ya que “había grandes piedras grises en Stonehenge, y los sarsens en Marlborough Downs eran grandes y grises”, dijo Nash.

“Dado que los constructores se molestaron en traer piedras azules de Gales a Stonehenge, ¿por qué se molestarían en traer sarsens desde el lugar más cercano?” Dijo Nash. Al menos cuatro docenas de piedras azules de 2 a 5 toneladas vinieron de las colinas Preseli de Gales, a unas 150 millas de distancia. “Las personas que construyeron Stonehenge no se habrían preocupado por la distancia”, agregó Nash.

La otra gran hipótesis que surgió a raíz de este descubrimiento es que todos los sarsens pudieron haber sido movidos al mismo tiempo. La pregunta sigue siendo por qué y para qué fue construido Stonehenge.