China celebra aterrizaje de su misteriosa nave espacial reutilizable

Poco se sabe de la nave espacial china que se mantuvo dos días en órbita, más allá de que se podrá volver a usar en futuras misiones.
El lanzamiento de la misión Tianwen-1 en julio de 2020. (Imagen: AFP)

Mientras tanto, al otro lado del mundo, China celebra el aterrizaje de una de sus naves espaciales. Los medios estatales informaron que el lanzamiento y el aterrizaje fueron un éxito. Sin embargo, hay pocos detalles de la misteriosa nave y lo poco que se sabe es se trata de un modelo reutilizable: será un método más barato y sustentable de ir al espacio y regresar a la Tierra.

También te recomendamos: China lanza con éxito su primera misión a Marte: Tianwen-1

De acuerdo con la agencia Xinhua, la nave espacial reutilizable fue lanzada el 4 de septiembre desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan y regresó exitosamente dos días después:

“El éxito total de este experimento marca un avance importante en la investigación tecnológica de China sobre naves espaciales reutilizables, que proporcionará una forma más conveniente y barata en el uso pacífico del espacio”.

Misión secreta

South China Morning Post también señala que durante el lanzamiento de la nave, en Jiuquan, Mongolia, los asistentes tuvieron prohibido hacer fotografías o grabaciones. Incluso, señalan, se les prohibió discutir el proyecto en internet. Esto fue confirmado por una fuente militar de China:

“Hay muchas cosas que se hicieron por primera vez en este lanzamiento. La nave es nueva y el método de lanzamiento también es diferente. Por eso es que necesitamos asegurarnos de que haya seguridad extra”.

Hasta ahora no hay fotografías ni renders de la nave. No obstante, de acuerdo con The Verge, hay rumores de que su diseño es muy similar al de la estadounidense X-37B. Ese modelo es parte de los intentos de Estados Unidos y la NASA por crear naves reutilizables como parte de un programa experimental.

En julio de este año, China lanzó con éxito su primera misión a Marte: Tianwen-1. Esta recorrerá 55 millones de kilómetros en siete meses y una vez que alcance el planeta rojo, en febrero de 2021, lo orbitará durante dos meses antes de tocar su superficie.