¿Por qué un acelerador de partículas puede ayudar a la lucha contra el coronavirus?

La luz de sincrotón permitió el desarrollo del Tamiflu, un efectivo fármaco contra la influenza N1H1.
(Foto: Shutterstock)

Los aceleradores de partículas son dispositivos que utilizan campos electromagnéticos para acelerar partículas cargadas a altas velocidades con la finalidad de hacerlas chocar entre sí para que se descompongan en nuevas partículas y puedan ser estudiadas de manera más detallada las partículas que fueron desintegradas.

También te recomendamos: Farmacéutica encuentra un anticuerpo que detiene al cien por ciento el coronavirus

Ahora, existe una cosa llamada luz o radiación de sincrotrón que trabaja con un acelerador de partículas y según El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinestav), este tipo de luz:

“permite observar rincones intrincados de la naturaleza que son inaccesibles en detalle a otros tipos de luz, como la luz visible. Esto debido a la forma de la onda que describe y su capacidad de interactuar con los átomos, que constituyen la pieza fundamental de la materia que nos rodea. Entonces, al contar con una capacidad de lectura finísima de los eventos naturales, la luz de sincrotrón ha sido utilizada en todo el mundo para una amplísima gama problemas científicos de casi todas las áreas del conocimiento”.

En el caso del virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia de COVID-19, la luz de sincrotón permitiría estudiar con mayor profundidad la estructura del virus para combatirlo. Basta con mencionar, por ejemplo, que gracias a la utilización de este tipo de acelerador de partículas se consiguió desarrollar un fármaco nodal para la lucha contra la H1N1.

El nombre de dicho fármaco es oseltamivir, pero nosotros lo conocemos como Tamiflu y Procaps.

En Shanghai consiguió, recientemente, determinar la estructura molecular del virus SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus, y los científicos de la Universidad ShangahiTech, determinaron la estructura protasea principal del virus como un inhibidor covalente.

Actualmente se siguen realizando varios estudios con ayuda de estos aceleradores de partículas para aprender más sobre el nuevo coronavirus y poder desarrollar la vacuna que paliará la epidemia de COVID-19.