El juego también busca crear conciencia sobre la importancia de las abejas.

Momentum Games, un estudio de videojuegos mexicano, lanzó Baby-Bee, un divertido puzzle que pretende ser más que simple entretenimiento. La idea principal del juego es obra de Vladimiro González Zelaya, egresado y académico de la Facultad de Ciencias de la UNAM, quien creó Baby-Bee como una forma atractiva de difundir una idea matemática entre el público en general.

“La idea nació a raíz de mi tesis de maestría. Tuve la idea de hacer variaciones sobre un juego en tableros que no fueran necesariamente cuadrados. Empecé con casillas triangulares y pasé después a los hexágonos. Ya con los tableros de seis lados trabajé con las casillas formadas de hexágonos y rotaciones. De eso se trata este videojuego, de simetría rotacional, que es la base teórica y la mecánica fundamental del juego”, indicó Zelaya.

En Baby-Bee los usuarios deben rotar diferentes hexágonos para conducir a Baby, una larva de abeja, hasta su objetivo: unas hermosas flores que se encuentran en diferentes puntos de los escenarios. La idea es que, conforme coma más flores, Baby se desarrolla hasta convertirse en una abeja adulta.

“Hay un prejuicio hacia los videojuegos, se cree que son para gente de ocio; sin embargo, la mayoría de éstos te desarrollan y facultan habilidades. Permiten acercarte de manera lúdica a un tema que de otra forma sería árido o insípido”, explicó Zelaya.

Las reglas del juego son muy sencillas y, de acuerdo a sus autores, cualquier persona a partir de los 8 años puede jugarlo sin problema. Pero, para darle más emoción, cada nivel se vuelve más difícil, siendo un verdadero reto encontrar las soluciones de los problemas.

Además de mover los hexágonos para acomodar el camino de Baby con el mínimo de movimientos, el jugador recibe información sobre la vida de las abejas entre nivel y nivel, para darle un enfoque educativo y concientizar a los jugadores sobre la importancia de preservar a las abejas.

“A raíz de que eran hexágonos se me ocurrió que los protagonistas fueran abejas y que fueran aprendiendo sobre la situación de extinción en la que están, y al ser el principal polinizador que hay, si desaparecieran sería catastrófico, inclusive para la especie humana. Y justo un segundo propósito es concientizar a la población acerca de este fenómeno”, añadió el físico matemático.

Además de Zelaya, también participaron en el desarrollo de Baby-Bee Jaime R. Montoya, un profesional de la animación digital y los efectos especiales (ganador de un León de Oro en Cannes en 2006 por el spot Gorilla) a cargo del arte del juego, y Fabian Jendle, el programador principal del puzzle, quien tardó 2 años en dejar listo el título.

Baby-Bee ya está disponible en iOS y Android, cuenta con diálogos en siete idiomas distintos (inglés, francés, ruso, chino, portugués, catalán y español) y es gratuito hasta la mitad de los niveles, después es necesario hacer un pago simbólico para continuar. De acuerdo con Zelaya, el estudio ya está trabajando en su próximo juego, que también será un puzzle, pero la temática se centrará en la cultura prehispánica.

fuente UNAM Global

temas