Qué consola de siguiente generación es mejor y cuál debes comprar

Por si aún no sabes a quién darle tus ahorros, te resolvemos la duda con argumentos puros y duros

La nueva generación de consolas, la Xbox Series X, Xbox Series S y PS5 (en su versión base y versión digital) ya fueron presentadas y anunciadas con precios y fecha de lanzamiento. Si siguen dudando, aquí te vamos a explicar qué consola es mejor y cuál debes comprar para hacer valer tus pesos.

Ya conocemos sus precios, también sus especificaciones, sus controles y hasta sus limitaciones, pero ahora sí llegó el momento de preguntarnos: ¿Cuál debo comprar? ¿Cuál es mejor para mí?

Eso dependerá de muchas cosas, así que vamos  a tratar de encontrar también a un ganador indiscutible entre los cuatro modelos que saldrán a la venta en noviembre. Primero, veamos las cualidades de cada una de ellas.

Te recomendamos: Xbox Series V: Microsoft podría lanzar una tercera consola de nueva generación

Xbox Series X

Esta es la consola más potente de todas. Tiene una capacidad gráfica sin precedente y es, a todas luces, la más grande y ambiciosa consola de toda la historia. Es incluso cercana a las capacidades gráficas de las RTX 2080, aunque claro que se quedará detrás de la serie RTX 30 de NVIDIA.

Fuera de eso, parece ser el estándar de lo que es, al menos por dentro, lo máximo para consolas durante los próximos años. Además, contará con todas las plataformas que ya conocemos de Microsoft como Game Pass, que sigue siendo la estrella de Xbox, con un catálogo impresionante, lleno de exclusivas y títulos viejos y nuevos.

Seguirá con la tendencia del gaming a 4K e incluso apostará por el 8K (seguramente a menos de 3o fps), pero también promete correr títulos a 120 fps o más (dependiendo resolución y necesidades de cada uno de los juegos), todo por el módico precio de $499 dólares y $13,999 pesos mexicanos (por impuestos, gastos de distribución, etcétera).

(Foto: Microsoft)

Xbox Series S

Esta tendrá el mismo procesador que la Series X y la única diferencia será su capacidad de procesamiento gráfico, que no estará enfocada al 4K sino al 2K y al FHD, que sigue siendo la resolución a la que juegan la mayor cantidad de personas y el estándar gráfico para cualquier formato, ya que las diferencias entre FHD y 2K y 4K no son tan notorias salvo en monitores, pantallas y proyectores de tamaños colosales.

La promesa es la misma: juegos a 120 fps o más, Ray Tracing en tiempo real, y la misma velocidad de máquina (que no de gráficas) y un diseño con un desempeño térmico incluso superior al del Xbox Series X (aunque bastante menos “modernizado”).

Por lo demás, también comparte la misma infraestructura de Microsoft para todo sistema de Xbox y todo por solamente $299  dólares y $8,499 pesos mexicanos.

(Microsoft)

PS5

La PS5 se quedó detrás en la capacidad de su GPU, a pesar de que ambas están diseñadas de manera personalizada por AMD con la nueva arquitectura Zen 2 que también veremos en las nuevas gráficas Radeon. Sin embargo, las promesas son las mismas que la consola de Microsoft: 8K y 4K a 30 y 60 fps; y por debajo de eso, frame rates de 120 fps con ray tracing en tiempo real y todas las bondades de esta nueva generación de videojuegos.

La ventaja del PS5 sobre los dispositivos de Xbox es que su sistema de almacenamiento tiene frecuencias más veloces, además de que Sony siempre apostará por las exclusivas que su plataforma tendrá con sus franquicias de casa como God Of War, Spider-Man y demás.

El anuncio de los precios de Xbox seguramente sacudió las proyecciones de Sony y en su consola base emularon el precio de la Series X: $499 dólares o $13,999 pesos mexicanos.

(Sony)

PS5 Digital Edition

Aquí no hay engaño: es una PS5 idéntica por dentro pero sin lector de discos. El precio para esta consola fue de cien pavos menos, quedando en $399 dólares y $11,499 pesos mexicanos.

¿Cuál es la mejor?

Es claro que la mejor máquina es la Xbox Series X, en ello no hay discusión, pero el gaming no son solo especificaciones altas y grandes procesadores o tarjetas gráficas, sino los juegos, sus mecánicas y su interacción con el público, pero también su fluidez, optimización y el nivel de experiencia que dejan a los jugadores.

En el apartado de juegos la lucha es muy competida. PlayStation tiene un gran catálogo de exclusivas que siempre han sido una bandera con la que navega con mucha seguridad de saber que sus fans están, principalmente, por los juegos más allá de lo que Xbox tenga para ofrecer, ya sea una máquina sin precedentes o un sistema de juegos por suscripción.

Xbox tiene en sus manos la carta más importante para esta y la siguiente generación: Game Pass y Game Pass Ultimate. Por ahora, Sony y PlayStation no se han animado a hacer nada parecido ni parece que lo tengan en mente pronto.

Un sistema como este, lleno de estrenos en exclusiva y más de 200 juegos tanto para PC como para consola es una ventaja que puede ser aprovechada aún más en la optimización de los juegos para ambas plataformas, así como el juego remoto a través del streaming con dispositivos Android, que ya está operando en este instante.

La pelea por la mejor consola está más reñida que nunca, pero parece, a grandes rasgos, que Xbox sale ganando aunque sea por un pelo de rana calva, como diría mi abuelita.

¿Cuál debo comprar?

Poniendo en cosideración todo lo que se ha dicho, sobre todo lo cercanas que son entre sí para el nivel de experiencia, la mejor opción es:

Xbox Series S

Es claro que tanto PS5 y Xbox Series X son dedicadas a un público que tiene en mente una farsa que ha vendido la industria de televisores desde hace años: el 4K y, ahora también, el 8K.

Por ahora, y desde hace más de 10 años, el FHD es la reina de las resoluciones, no porque sea mejor, sino porque es la más vendida y la más utilizada en todo el mundo, en todos los hogares y en la mayoría de los monitores que alcanzan una frecuencia mayor a 60Hz.

¿Por qué esto es importante? Porque a nivel de experiencia, un juego a 30 fps, así sea a 8K, es un lastre para el jugador. Mejores frecuencias de actualziación y frame rates mayores son, en suma, siempre lo mejor para el jugador, que tendrá más detalle sobre su entorno y sobre lo que ve en pantalla.

Sí, la Xbox Series X y la PS5 tienen mejores GPU que la Series S, pero esto solo puede ser explotado a su máximo potencial en resoluciones de 4K, donde no habrá un soporte garantizado de más de 60 fps, cosa que la Series S promete en 2K y en 1080p y, pregúntante seriamente, ¿para qué quieres más?

Las exclusivas de Sony son una gran desventaja, pero la mayoría de los juegos estarán disponibles en ambas plataformas y, sobre todo, en Xbox Series S tendrás acceso a Game Pass Ultimate que es, sin duda, el mejor producto de videojuegos que puede existir en este momento.

Por otro lado, esta consola solamente cuesta $299 dólares y para la forma en que avanza la tecnología para videojuegos, lo que tiene como hardware puede aguantar hasta el siguiente gran salto en videojuegos, que no parece estar cerca, mientras el Ray Tracing y el DLSS no avancen más.

(Foto: Microsoft)