DOOM: Eternal de Bethesda ya está disponible en Xbox Game Pass como primera exclusiva de Bethesda

La era de Bethesda y Microsoft como uno mismo comienza ahora con DOOM: Eternal
(Bethesda)

La compra de Bethesda por parte de Microsoft traerá muchas novedades al ecosistema de Xbox y la primera ya está aquí. DOOM: Eternal, uno de los títulos más importantes de esta desarrolladora, ya está disponible gratis en Xbox Game Pass, el producto estrella de esta plataforma.

Desde septiembre la compra de Bethesda nos sorprendió a todos y, sobre todo, nos abrió la puerta a un futuro brillante tanto para la desarrolladora como para Xbox. Mientras que la relación entre ambos crece y se desarrolla, tenemos por ahora la llegada de DOOM: Eternal a Xbox Game Pass.

Este fue confirmado como el primer juego de Bethesda que llegaría a la plataforma a partir de octubre y sí, ya se puede descargar gratuitamente con acceso a suscripción de Game Pass y, también, se confirmó que estará presente en la nueva generación de consola de Microsoft a partir de noviembre que sean lanzadas estas mismas.

Fundamental aprender a dominar saltos y habilidades (Código Espagueti)

Te recomendamos: Reseña: Doom Eternal – la secuela que todos esperábamos recibir

Para la Xbox Series S y la Xbox Series X tendrá optimización dedicada a aprovechar todo el poder de estas dos consolas y, sobre todo, la posibilidad de correrlo con Ray Tracing en tiempo real, que es una de las grandes virtudes de este juego, que puede correr en casi todos los armados modernos, pero que también tiene posibilidad de tener gráficas del más alto calibre.

Este es solo el inicio de la relación entre Bethesda y Xbox, que derivará en juegos exclusivos en la plataforma así como la llegada de las demás franquicias de esta desarrolladora y todos sus estudios a Game Pass, que cada vez conforma un catálogo más y más grande y diverso.

Por supuesto que esto no altera para nada los lanzamientos exclusivos de Bethesda con Sony y PlayStation, pero es claro que el futuro de todos los juegos que harán no está en Japón, sino en Estados Unidos.

ANUNCIO