Telescopio Hubble capta espectacular time lapse de una supernova

El Premio Nobel de Física Adam Riess cree que ningún fuego pirotécnico de la Tierra se compara con el brillo de esta supernova.
(Imagen: NASA/ESA)

El telescopio espacial Hubble ha seguido la luz de una supernova ubicada en la galaxia espiral NGC 2525, que se encuentra a 70 años luz. De esa forma, las imágenes en time lapse del Hubble son parte de una gran investigación que puede darnos más respuestas sobre el origen del universo.

También te recomendamos: Telescopio Hubble logra captar la imagen más nítida de Júpiter junto a una tormenta blanca

La supernova, conocida como SN2018gv, fue vista por primera vez en enero de 2018. En febrero de ese mismo año, el telescopio Hubble inició su observación. Su estudio fue parte del programa de investigación del ganador del Premio Nobel de Física, Adam Riess, junto con el Space Telescope Science Institute y la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

El time lapse se enfoca en la galaxia espiral NGC 2525. El Hubble captó la luz de la supernova, que parece una estrella muy brillante a las orillas de los “brazos” de la espiral. La SN2018gv se observa al inicio como una de las más brillantes de la galaxia, para después comenzar a oscurecerse durante el año que duró su observación: de febrero de 2018 a febrero de 2019.

“Ningún fuego pirotécnico terrestre puede competir con esta supernova, capturada en su gloria desvaneciente por el telescopio espacial Hubble“, dijo Riess sobre el time lapse de la explosión.

Las supernovas son grandes explosiones que marcan el final de la vida de una estrella. Las supernovas que se observan en las imágenes, conocidas como tipo Ia, se originan de una enana blanca en un sistema binario y obtienen material de su estrella compañera.

Si una enana blanca alcanza una masa crítica (1.44 veces la masa de nuestro Sol), su núcleo se calienta suficiente para encender la fusión de carbono. Esto desata un proceso termonuclear que fusiona grandes cantidades de oxígeno y carbono en cuestión de segundos. La energía deshace a la estrella en una violenta explosión y lanza materia a 6% de la velocidad de la luz. Las supernovas tipo Ia llegan a alcanzar un brillo 5 mil millones de veces superior al del Sol, antes de desvanecerse.

El equipo de Adam Riess busca medir de forma precisa la distancia a galaxias como la NGC 2525, pues esto ayudaría a conocer con mayor exactitud qué tan rápido ocurre la expansión del universo, conocida como la constante de Hubble. 

“Una constante de Hubble más precisa puede ayudar a obtener pistas sobre la materia oscura invisible y la misteriosa energía oscura, responsable de la aceleración en la tasa de expansión del universo. Esta información puede ayudarnos a entender la historia y el destino de nuestro universo”, señalan.

ANUNCIO