Tesla estaba fabricando coches a escondidas de las autoridades

Elon Musk aceptó el hecho a través de un mensaje en redes sociales.
(Foto: Getty Images)

Al parecer para Elon Musk no hay mayor ley que la de “Yo hago lo que quiera” y es que, de acuerdo con un artículo publicado en The Verge, la planta de Fremont, California, comenzó a fabricar automóviles nuevamente en medio de una batalla legal que sostiene con funcionarios locales porque le dijeron que tenía que parar la producción durante la cuarentena.

También te recomendamos: Gobernador quiere que Elon Musk produzca sus Tesla en Guanajuato

Según empleados, que pidieron anonimato a The Verge, la compañía llamó a algunos de sus trabajadores y fabricó alrededor de 200 vehículos Model Y y Model 3. Esta acción siguió a las amenazas de Elon Musk de trasladar las operaciones de Tesla fuera del Estado, al tiempo que demandaba al condado de Alameda, por la orden de cerrar la fábrica durante la pandemia de COVID-19.

En cuanto The Verge publicó el artículo, ellos mismos aseguran que Elon Musk tuiteó un mensaje donde se daba a conocer que esta reabriendo la fábrica de Tesla, violando la orden del condado de Alameda, anunciando que seguirá trabajando en su línea de producción y pidiendo que si llegasen a existir represalias, sólo se tomaran acciones legales en su contra: “Si alguien es arrestado, pido que sólo sea yo”, escribió el directivo.

Tesla no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios por parte de The Verge, y tampoco un portavoz del Departamento de Salud Pública del condado de Alameda quiso hacer comentarios al respecto.

La fábrica de Tesla en Fremont ha estado cerrada desde el 23 de marzo, una semana después de que el Condado de Alameda emitiera la orden inicial de quedarse en casa, y unos días después de que el gobernador de California emitiera una versión estatal.

Tesla había pasado ese tiempo de intervención tratando de convencer a los funcionarios locales de que se le debería permitir seguir fabricando sus autos eléctricos debido a la orientación del Departamento de Seguridad Nacional de que la fabricación de automóviles es “infraestructura crítica nacional”.

Por su parte, las autoridades de Alameda explicaron en su momento que estaban trabajando de manera estrecha con el equipo de Tesla para llegar a un acuerdo, pero ratificaron que ese acuerdo todavía no concluía. En otras palabras, Tesla todavía no tenía permiso para reabrir la fábrica.

ANUNCIO