El dueño de Tesla Motors quiere aliviar el tráfico angelino haciendo que circulen debajo de la tierra.

Hace un mes, Elon Musk se encontraba viajando dentro de alguna limusina Tesla que posee (porque seguramente tiene una) de su casa al trabajo en la ciudad de Los Ángeles, California, cuando se volvió loco por el tráfico. Desesperado e impotente por no poder avanzar sobre los autos, no pudo más que lanzar el siguiente tuit.

Entonces una epifanía vino a su mente (Sí, una más). Construiría una máquina de perforación que construya un túnel subterráneo y con ello aliviar el tráfico de la ciudad. Tres horas después lanzaría otro tuit advirtiendo: “De hecho, voy a hacerlo”.

Las cosas se quedaron así y anoche, Musk nos recordó a todos porque es el genio favorito de las masas; el hombre que simplemente está comprometido a solidificar sus ideas. En un nuevo mensaje afirmó que está “emocionado por el progreso del túnel” y destacó que en un mes comenzará la excavación.

Musk afirmó que esta nueva pista subterránea irá desde su “escritorio” en SpaceX, en Crenshaw e Interestatal 105, a sólo cinco minutos del aeropuerto internacional de Los Ángeles.

No es la primera vez que Musk está pensando en hacer túneles por todos lados, en 2015 comentó en el programa de Neil DeGrasse Tyson, STARTALK, que si los automóviles tuvieran más túneles por donde viajar los coches voladores serían innecesarios.

“Siempre va a funcionar, incluso con mal clima. Nunca se congelaría y nunca caería sobre tu cabeza”, afirmó sobre su proyecto en aquella ocasión.

El tema es tan serio, que Musk ya cambió su biografía de Twitter, añadiendo la palabra “túnel” a Tesla, SpaceX y OpenAI, sus proyectos más grandes.

fuente Elon Musk (Twitter)

temas