Los chicos tailandeses fueron rescatados sin ayuda de Musk

Imagen: Elon Musk (Twitter)

La tecnología del director de SpaceX era inútil para este tipo de operación.

Hay algunas cosas que nos han quedado claras sobre Elon Musk. Es multimillonario, quiere ir a Marte, siempre ofrece sus productos para solucionar problemas en el mundo y le gusta la tecnología tubular. Pues bien, luego de que 12 niños tailandeses y su entrenador se quedaran atrapados en la cueva inundada de Tham Luang Nang Non, ubicada en el parque nacional en Chiang Rai, Musk ofreció su ayuda.

Las autoridades tailandesas aceptaron la ayuda de Musk, entonces, el director de Tesla, se puso manos a la obra para crear un minisubmarino con tecnología de SpaceX, que tenía la misión de sacar a los niños de la cueva uno por uno.

El vehículo se construyó con el tubo de transferencia de oxígeno líquido de un cohete Falcon 9 que sirve como casco. Además, el minisubmarino es ligero, lo suficiente como para que dos buzos puedan cargarlo, y lo suficientemente estrecho como para pasar a través de los lugares más pequeños.

Sin embargo, y según The Guardian, el jefe del centro de comando conjunto que coordinaba el rescate Narongsak Osatanakorn, dijo a diversos medios que:

“Aunque la tecnología de Musk es buena y sofisticada, no es práctica para esta misión”.

A pesar de eso, Musk viajó a Tailandia y subió un video a su cuenta de Instagram en una de las cuevas probando su tecnología.

Just got back from Cave 3

A post shared by Elon Musk (@elonmusk) on

A pesar de que la idea de Musk resulta poco práctica para el esfuerzo de rescate, AFP informa que un portavoz de la junta militar de Tailandia agradeció al multimillonario por su oferta de asistencia y por interesarse personalmente en la operación.

Afortunadamente, los 12 niños tailandeses y su entrenador fueron rescatados en una operación que involucró a 19 buceadores y tardó nueve horas en concretarse. El buen clima permitió que los niveles de agua retrocedieran hasta que gran parte de la cueva se puede atravesar a pie, vadeando el agua.

La parte más complicada fueron los canales sumergidos, pero los buzos equiparon a los niños con trajes y máscaras completas y se asignaron dos buzos por cada niño, ya que la mayoría de los mismos no sabía nadar.

Actualmente, los pequeños han recibido medicamentos para evitar que entren en pánico al salir. Y, por su parte, Elon Musk dejará su minisubmarino en Tailandia por si en algún momento llega a ser requerido.

fuente The Guardian

temas