Sospechan que Elon Musk podría haber defraudado a los accionistas de Tesla al subir el precio de las acciones de forma artificial y a propósito.

Elon Musk quiere crear un sitio para combatir las fake news

(AP)

Sí, Elon Musk tiene millones de fans por su fama como “el Tony Stark de la vida real”, ser el co-creador de PayPal, fundar Tesla, SpaceX y un sin número de proyectos que podrían cambiar la vida de millones de personas.

Pero, desde hace meses, se ha comportado de forma extraña: se enojó con los periodistas (a los que acusa de atacarlo sin fundamentos), acusó a un héroe de ser pedófilo, atacó a un experto en transporte público, fumó marihuana en un programa de video en streaming y, tal vez el mayor signo de su locura, reveló que Kanye West es su ídolo. Incluso aceptó que no se siente capacitado para encontrar el amor él solo. Todo lo anterior es muestra de que Elon Musk no está bien, y necesita ayuda.

Y ahora se suma un nuevo problema que involucra a Musk. De acuerdo con Bloomberg, Musk está siendo investigada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por declaraciones públicas que afectaron las acciones de Tesla. Aparentemente, el gobierno cree que Elon Musk podría haber planeado afectar los precios de las acciones de Tesla a propósito.

La investigación del gobierno norteamericano se deriva de un tuit en el que Musk anunció que planeaba sacar a Tesla de la bolsa de valores, para volver a hacerla una compañía privada. El tuit de Musk decía: “Estoy considerando privatizar Tesla pagando a 420 dólares [por acción]. La financiación está asegurada”.

El mensaje provocó que las acciones de Tesla incrementaran su valor rápidamente. Aunque eso no duró mucho, y bajaron después de que Musk reculó y anunció que seguiría siendo una empresa pública. Aunque acotó su mensaje indicando que tenía a su disposición el fondo soberano de Arabia Saudí, que estaba dispuesta a apoyarlo en la compra de Tesla si así lo quería.

El gobierno de Estados Unidos indicó que varios accionistas de Tesla, entre los que sobresale Andrew Left, acusan a Musk de dar a conocer información falsa sobre su intención de re-comprar Tesla, violando la normativa del mercado de valores y, en el proceso provocando que los inversores tuvieron que pagar “precios artificialmente inflados” por las acciones de Tesla durante el breve auge del aumento del precio de la compañía. Es decir, Musk habría defraudado a los accionistas.

Foto: Tesla Club Belgium

Por el momento, Tesla confirmó que ha sido contactado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, y anunciaron que apoyarán a la investigación.

“El mes pasado, después del anuncio de Elon de que estaba considerando privatizar la compañía, Tesla recibió una solicitud voluntaria de documentos del Departamento de Justicia y la compañía ha cooperado con la investigación en todo momento. No hemos recibido una citación, una solicitud de testimonio ni ningún otro proceso formal. Respetamos el deseo del Departamento de Justicia de obtener información al respecto y creemos que el asunto debe resolverse rápidamente a medida que revisen la información que han recibido”, indicó Tesla en un comunicado oficial.

Una fuente al interior del Departamento de Justicia indicó que la investigación se encuentra en una etapa muy temprana. Eso sí, en los últimos días las acciones de Tesla han estado a la baja, y varios directivos importantes han renunciado. De hecho, el ex-director de Contabilidad de Tesla, Dave Morton, renunció después de sólo un mes en la empresa acusando a Elon Musk de que “no estaba considerando cuidadosamente o siquiera preparado” para seguir sus consejos en materia de finanzas. Morton renunció sólo un par de días después de la publicación del tuit que detonó todo.

Trascendió que la investigación en contra de Musk y Tesla había iniciado desde antes de que se publicara el polémico tuit, sobre todo porque el gobierno consideraba que Tesla y Musk habían publicado declaraciones engañosas sobre las metas de fabricación y ventas de la compañía automotriz.

Ahora que los tuits de Musk han atraído la atención del Departamento de Justicia, los investigadores del gobierno de Estados Unidos podrían extender su revisión a otras declaraciones públicas hechas por el CEO sobre la salud de la compañía. Las autoridades también podrían analizar las circunstancias que rodearon la renuncia de Dave Morton.

¿Este podría ser el inicio del fin del Enfant terrible del mundo de la tecnología? Es pronto para asegurar eso, pero tendremos que tener en cuenta que todo empezó una tarde cuando, en compañía de su ex novia Grimes y la rapera Azealia Banks, Elon fue, como lo describió Banks en un video de Instagram Stories, “tan estúpido como para tuitear mientras iba pasado de ácidos (LSD)”. Sí, ese fue el día que escribió sobre su plan de sacar a Tesla de la bolsa.

fuente Bloomberg

temas