China crea la primera red de comunicaciones cuántica

Esta red cuántica abarca 4 mil 600 kilómetros y une el área metropolitana con el satélite Micius.
(Imagen vía clubdelfuturo)

China acaba de hacer historia al anunciar cubrió la distancia entre las ciudades de Beijing y Shanghái con la primera red de comunicación cuántica conformada por 700 fibras ópticas que se extienden a lo largo de 2 mil kilómetros y enlace al satélite cuántico Micius, que conectan Xinglong y Nanshan, separados por 2 mil 600 kilómetros.

Los científicos chinos han establecido la primera red de comunicación cuántica integrada del mundo | Imagen: UNIVERSITY OF SCIENCE AND TECHNOLOGY OF CHINA

La comunicación cuántica se basa en la distribución de claves cuánticas, una formación de una cadena de ceros y unos mediante los estados cuánticos de partículas como los fotones. Cualquier intervención y escucha entre el emisor y el receptor cambiará esta cadena o clave y se notará inmediatamente.

En otras palabras, si uno de dos fotones que están entrelazados sufre una alteración, por mínima que esta sea, sus propiedades físicas cambian instantáneamente, rompen la cadena y evitan que el mensaje sea cifrado.

En total la red de distribución de claves cuánticas (QKD, por sus siglas en inglés), como es su nombre científico, distribuye claves cuánticas en un radio de 4 mil 600 kilómetros. Se divide en un área metropolitana que une a las ciudades de Beijing, Jinan, Hefei y Shanghái. La segunda une la red metropolitana con el satélite Miciusa a través de la conexión en Xinglong.

“La distribución de claves cuánticas tiene el potencial de permitir una comunicación segura y la transferencia de información”, explica el estudio realizado por el equipo de científicos chinos liderado por Jianwei Pan, Yuao Chen, Chengzhi Peng de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Hefei (USTC) y cuyos resultados se publicaron en la revista Nature esta semana.

En 2016, China lanzó el primer satélite de comunicaciones cuánticas del mundo (QUESS, o Mozi / Micius) y logró QKD con dos estaciones terrestres separadas por 2.600 kilómetros. En 2017, se completó una red de fibra óptica de más de 2.000 km de longitud para QKD entre Pekín y Shanghai.

Esto quiere decir que este tipo de redes son imposibles de hackear (por el momento). Ahora los científicos trabajan en hacer más estable estas redes y desarrollar satélites QKD y receptores terrestres que puedan ser rentables.

***

Ya tenemos comunicación cuántica y aun hay personas que dudan que la humanidad llegó a la Luna.

 

ANUNCIO