Un grupo de investigadores diseñaron un dispositivo que nos hará olvidar del reducido espacio de la pantalla de los wearables.

Durante los últimos años, la popularidad de los wearables ha ido en crecimiento, probablemente a estas alturas muchos de ustedes ya se hayan hecho de un smartwatch y estén disfrutando de sus posibilidades, pero seamos honestos, casi podría apostar a que alguna vez han tenido conflictos con sus diminutas pantallas.

Así que un equipo de investigadores de la Universidad de Carnegie Mellon se dio a la tarea de solucionar este conflicto mediante una nueva tecnología que nos permite utilizar parte de nuestro antebrazo para interactuar y expandir las posibilidades táctiles del dispositivo. Y funciona de una manera bastante simple.

El equipo del Future Interfaces Group explicó que el proyecto, denominado SkinTrack consiste en un anillo que se conecta a una banda sensible que se coloca en el wearable en cuestión y tiene la posibilidad de enviar una señal a sus sensores, el anillo deberá colocarse en el dedo que vayamos a utilizar para interactuar con el dispositivo. Cuando el dedo toca el brazo, es liberada una frecuencia eléctrica que viaja por la piel hasta topar con el aparato, logrando activar la opción que queramos.

Aunque esta tecnología está dando buenos resultados, el equipo todavía tiene que trabajar en un prototipo más preciso y, sobre todo, vistoso, así también como en la duración de la batería del anillo. Pero mientras tanto pueden conocer uno de los conceptos más recientes y sus funciones en el video a continuación.

vía The Next Web

fuente Future Interfaces Group (YouTube)

temas