Con fotografías falsas o no, el problema de la contaminación ambiental en China es una realidad, tan es así, que en enero de 2013 se vendieron más de 100 mil cubrebocas o máscaras tan sólo en Beijing.

Con este mercado imposible de ignorar, la empresa Frog, famosa por sus innovadores diseños, trabaja en una mascarilla inteligente que no sólo ayude a proteger la salud de sus usuarios, también a monitorear la calidad del aire en el país asiático.

Rainer Wessler, Director Creativo Ejecutivo de la rama de Frog en Shanghai, dijo que la motivación de detrás de este proyecto, llamado AirWaves, es el de explorar el área de tecnologías vestibles, en específico de un accesorio que desafortunadamente ya es sinónimo de una cultura.

AirWaves

Además de proteger de partículas nocivas, las máscaras ayudan a cuidarse de los resfriados y otros virus que podrían estar en el aire, sin mencionar la preocupación por proteger a otras personas.

La idea de este equipo creativo es diseñar una máscara inteligente que puede monitorear la calidad del aire y enviar esta información a una aplicación instalada en un smartphone.  Mientras más usuarios utilicen este dispositivo, se podría crear un mapa muy detallado de qué zonas son las más contaminadas.

Una de las cosas más interesantes de AirWaves es que si lo usuarios se reportan enfermos con esta aplicación, es como seguir en tiempo real un virus para actuar antes de que se convierta en una pandemia. Los creadores señalan que esto es muy importante porque las cifras que el gobierno Chino comparte sobre esta situación no son del todo confiables.

AirWaves2

El reto más grande que han tenido que afrontar los desarrolladores es el de instalar todos los componentes electrónicos en una tela que sea cómoda para los usuarios y no tan invasiva. La gente de Frog todavía sigue trabajando en el diseño de prototipos, pero no dudan que su invento llegue muy pronto al mercado asiático.

vía BBC

fuente Frog

temas