Hoy un juez federal estadounidense decidió que la recolección generalizada de registros de llamadas telefónicas que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) llevó acabo y que ha causado polémica internacional no sólo es legal y constitucional, sino que representa una parte importante del arsenal que el país ostenta para enfrentar al terrorismo.

El juez de William Pauley declaró en opinión escrita que el programa representa “un contragolpe del gobierno” para eliminar a la red terrorista Al Qaeda recolectando fragmentos de comunicación civil. En su fallo, el juez apuntó que, de haberse realizado una vigilancia telefónica similar en 2001, los ataques del 11 de septiembre se hubieran podido evitar.

“El gobierno aprendió de su error y se adaptó para confrontar a un nuevo enemigo: una red terrorista capaz de orquestar ataques alrededor de todo el mundo. La administración puso en marcha un conjunto de medidas, incluyendo el programa de recolección de datos telefónicos: una amplia red con la que se pudiesen encontrar y aislar contactos de presuntos terroristas en un océano de datos aparentemente inconexos”, explicó.

La decisión tomada por Pauley contrasta con el fallo que hace unos días otro juez, Richard Leon, quien dictó en Washington a favor de dos hombres que se atrevieron a desafiar el programa y a exigir la confidencialidad de sus llamadas. Leon consideró que el programa podría resultar anticonstitucional.

El dictamen de hoy se dio en el marco de una respuesta legal del Estado en contra de una demanda presentada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), organización que, hasta el momento, no ha respondido al fallo. Por otro lado, Peter Carr, portavoz del Departamento de Justicia, afirmó:

“Estamos muy contentos con la decisión.”

Miembros de la ACLU argumentaron el mes pasado que la interpretación que las autoridades tienen sobre la Ley Patriota es tan amplia que podía, según ellos, justificar la recolección masiva de datos financieros, de seguros e incluso “de registros bibliotecarios” sin la autorización de civiles.

Edward-Snowden
Edward Snowden

La ACLU demandó al Estado a principios de este año tras las filtraciones que Edward Snowden hiciera sobre los detalles del programa de espionaje a civiles más grande de la historia. La NSA recoge diariamente millones de llamadas telefónicas y registros de internet enrutados a través de redes estadounidenses cada día.

La crítica internacional ha condenado severamente las acciones de la NSA y ha declarado su apoyo a Snowden y a cualquier causa que se manifieste en contra del espionaje masivo del gobierno Estadounidense.

temas