Vinculan a hijo del expresidente Carlos Salinas con la secta sexual de Allison Mack

La fiscalía estadounidense asegura que Emiliano Salinas, es cómplice del jefe de NXIVM, Keith Raniere.

Si pensaban que el juicio de la ex actriz de Smallville, Allison Mack, por el caso del grupo de autoayuda NXIVM, que en realidad era un culto sexual, terminaba con el caso, pues estaban muy equivocados. Un nuevo capítulo de esta historia se abrió, esta vez en nuestro país.

La fiscal federal Moira Kim Penza, quien lleva el caso de la secta de esclavitud sexual, reveló que el hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, Emiliano Salinas, es cómplice del jefe de la secta, Keith Raniere.

Keith Raniere y Allison Mack.

Esto no es nuevo, nosotros les habíamos informado al inicio de esta historia que NXIVM tenía una división mexicana, dirigida por Emiliano Salinas Occeli, hijo del expresidente. El juicio ha revelado que Salinas ayudó a Raniere a crear cuentas de correo para desacreditar a los detractores de la secta.

“Lo que usted ve en esta cadena de correos y en los correos que están en las cajas es que hubo esfuerzos de los conspiradores incluyendo Kristin Keeffe, incluyendo Emiliano Salinas, dirigidos por el acusado en relación a qué individuos debían ser objetivos”, afirmó Penza durante el juicio.

Los correos fueron encontrados en la residencia de Nancy Salzman, cofundadora de NXIVM, junto con cajas repletas de dossiers financieros de los enemigos de NXIVM en los que figuraban jueces federales que supervisaban el caso.

Hasta el momento, Emiliano Salinas no enfrenta acusaciones formales en Estados Unidos por este caso, sólo ha sido citado a la Corte para que rindiera declaración sobre su cercanía a Raniere y por qué decidieron asociarse para abrir centros de educación en México.

Emiliano Salinas y Keith Raniere

NXIVM era una organización que se presentaba como de “autoayuda” para mujeres de “alto rango” que buscaban “vivir una vida exitosa y gratificante”, pero en realidad era una secta sexual en donde las reclutadas eran abusadas sexualmente y marcadas con un cautín. Les lavaban el cerebro a través de dietas extremas, y satisfacer las necesidades sexuales de Keith Raniere, el líder máximo de NXIVM. Puedes leer todo al respecto en este link.