¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Sí, los vikingos llegaron a América antes que Cristóbal Colón

Los Vikingos exploraron y colonizaron las islas situadas en la costa este de Canadá cinco siglos antes de la llegada de Colón a América.
(Foto: Wikicommons)

Cuando Cristóbal Colón partió del Puerto de Palos el 3 de Agosto de 1492, su meta era encontrar nuevas rutas para llegar a las tan anheladas Indias, llenas de especias y promesas de exóticas riquezas. Sin embargo, su ruta lo llevó a un territorio que era desconocido para los europeos de aquellos años. Aquel 12 de octubre de 1492, Colón llegó a América y por muchos siglos se imputó su “descubrimiento”. Pero realmente sabemos que antes de que el navegante genovés no fue el primer europeo en llegar a estas tierras. Cuatrocientos años antes los vikingos ya habían dejado su marca en América.

También te recomendamos: Leif Erikson, el vikingo que descubrió América 500 años antes que Cristóbal Colón

Los vikingos y la navegación

Los vikingos no tenían ninguna de las herramientas de navegación que tenemos hoy en día, obviamente, aunque los estudiosos especulan que pueden haber usado herramientas simples para determinar la latitud.

Los marinos vikingos navegaban por sus cinco sentidos, conocimiento práctico y un sentido intuitivo de dónde estaban en su mapa mental. Usando sus sentidos, los vikingos notaban marcas de navegación: las colinas más altas o una roca de forma extraña. Podían ver ballenas alimentándose en ciertas corrientes. Los marineros experimentados podían escuchar pájaros y olas rompiendo en la orilla o en las rocas. Podrían saborear si el agua dulce fluía hacia el mar.

Los vikingos también usaron una plomada, un peso en el extremo de una línea, para determinar la profundidad del agua. También podrían haber usado un buscador de latitud simple, que era un círculo de madera con un gnomon o estilo que flotaba en un cubo. Los rayos del sol proyectan la sombra del gnomon sobre el círculo de madera. Esta herramienta ayudó a los vikingos a determinar su latitud.

Vinland

Existen los relatos de viajes vikingos a un lugar llamado Vinland que aparecen en un par de sagas medievales nórdicas (poemas heroicos en prosa). Según la saga Grænlendinga (“Saga de los groenlandeses”), Bjarni Herjólfsson se convirtió en el primer europeo en ver la parte continental de América del Norte cuando su barco con destino a Groenlandia fue desviado hacia el oeste alrededor del año 985.

Mapa de Vinland (Foto: Wikicommons)

Alrededor del año 1000, Leif Eriksson, hijo de Erik el Rojo dirigió una expedición en busca de la tierra avistada por Bjarni y encontró una tierra helada y árida que llamó Helluland (“Tierra de rocas planas”) antes de viajar al sur y encontrar Vinland (“Tierra del vino”). Más tarde, luego de un par de expediciones emprendidas por los hermanos de Leif, Thorfinn Karlsefni, un comerciante islandés, dirigió otra expedición a Vinland, donde permaneció durante tres años. En la Saga Rauða de Eiríks (“La saga de Erik el Rojo”), Leif es el descubridor accidental de Vinland, y Thorfinn y su esposa, Gudrid, son acreditados con todas las exploraciones posteriores.

Thorfinn Karlsefni

Thorfinn era el bisnieto de Thord Bjarnarson, uno de los colonos originales de Islandia. El apodo Karlsefni, por el que se le conoce comúnmente, debe haberle sido dado cuando era muy joven, porque significa algo así como “niño auspicioso”. La casa de la familia estaba en Höfdi, en Skagafjord, en el barrio norte de Islandia.

Karlsefni se convirtió en un rico comerciante. En algún momento de la primera década del siglo XI, él y su compañero, Snorri Thorbrandsson, y Bjarni Grimolfsson y su compañero, Thorhall Gamlason, todos islandeses, navegaron dos barcos mercantes con 80 hombres al asentamiento de Erik el Rojo en Brattahlid, en el suroeste de Groenlandia. Como llegaron al fiordo de Erik en otoño, se quedaron con Erik durante el invierno. Karlsefni se casó con Gudrid Thorbjarnardóttir, la viuda del hijo de Erik, Thorstein.

(Foto: Wit Studio)

Karlsefni escuchó directamente de Bjarni Herjolfsson y otro de los hijos de Erik, Leif, sobre sus respectivos viajes a las tres costas de América del Norte que Leif había llamado Helluland, Markland y Vinland. Leif había erigido refugios temporales en Vinland. Karlsefni le preguntó a Leif si podía usar esos refugios como un campamento base para fundar allí una colonia permanente. Leif estuvo de acuerdo.

La próxima primavera, probablemente entre 1004 y 1010, Karlsefni, Gudrid y 65 (según la Saga de Graenlendinga) o 160 (según la Saga de Eirik) navegaron rumbo a Vinland. Localizaron y ampliaron el campamento de Leif. Gudrid dio a luz ese otoño a Snorri Karlsefnisson, el primer niño europeo nacido en el Nuevo Mundo.

¿Por qué dejaron América?

Ha ya varios factores que contribuyeron para que los vikingos dejaran Vinland y el resto de sus asentamientos americanos.

Los vikingos, al contrario de la creencia popular, eran más para los agricultores que para los invasores. Cuando los primeros vikingos llegaron Vinland, no había cultivos conocidos de los nativos para que los vikingos crecieran. Claro, había numerosos nativos americanos que ya tenían técnicas agrícolas en todo el continente, pero los nativos del noreste de Canadá eran en su mayoría nómadas y cazadores-recolectores. Por lo tanto, no había ninguna idea para que los vikingos buscaran tierras cultivables.

(Foto: Wikicommons)

Además, eran comerciantes, pero solo había un pequeño número de personas interesadas en comerciar. El pequeño tamaño del casco del barco vikingo sólo permitía un pequeño espacio para la logística y mucho menos para el comercio de mercancías. Podrían vender algunas metalúrgicas del viejo mundo a cambio de alimento, pero los nativos podrían encontrar poco uso de ellas. Claro, los vikingos tenían monedas, pero ¿de que les servía a los nativos con una moneda extranjera?

Además, a pesar de ser famosos por asaltar a otros, los nativos los asaltaron a ellos. Representaban una amenaza y como tal fueron tratados por los nativos. Si sumamos que la comunicación con la gente en Groenlandia e Islandia era mala y que el viaje era complicado, entonces se vieron solos en esa nueva tierra, en la que además la alimentación y la dieta les resultaba complicada y hostil. Se dice que eran intolerantes a la lactosa y el resto de los alimentos que ahí encontraban les sentaba mal al estómago.

En 1066, un rey anglosajón llamado Harold derrotó al rey nórdico danés también llamado Harold por el dominio de Inglaterra. Esta fue una gran pérdida para los nórdicos que perdieron tierras relativamente fértiles con otro invasor. Claro, podrían tener propiedades en el extremo norte de Escocia, pero no tenían suficientes recursos para soportar largos viajes a través del océano. Fue el inicio de la pérdida de sus territorios británicos.

Es por todo lo anterior que se tardaron siglos en encontrar evidencia de la presencia de los vikingos en el Norte de América. No fue  sino hasta la década 1960 cuando en L’Anse aux Meadows, La ensenada de las medusas, en la actual provincia de Terranova y Labrador en Canadá, se encontraron los primeros restos arqueológicos al respecto.

Si quieren conocer más sobre Vinland, no dejen de ver ni leer Vinland Saga, una epopeya de Makoto Yukimura que nos cuenta la vida de Thorfin desde su infancia hasta su travesía a Norteamérica. Sin duda los ayudará a entender mejor la vida y sociedad de los vikingos.