Encuentran restos de caballero medieval que cambió su brazo por una espada

Al parecer la prótesis incluía algún tipo de fuerza biomecánica colocada en el muñón para que pudiera moverlo.
(BDke)

En el cementerio medieval de Povegliano Veronese, al oeste de Venecia, arqueólogos desenterraron los restos de soldado medieval al cual le amputaron el brazo y la mano derecha para reemplazarlos por una punta afilada y algún tipo de “fuerza biomecánica colocada en el muñón” para contener la presión de los huesos contra la prótesis.

El descubrimiento es fascinante y no sólo por la comparación de este soldado con algún personaje de una novela de fantasía heroica, sino por el hecho de que pudo sobrevivir a una amputación de este tipo y la colocación de una prótesis en una era en la que no existían antibióticos.

La investigadora Ileana Micarelli y sus colegas, publicaron este descubrimiento en Journal of Anthropological Sciences y afirman que después de haber examinado con detenimiento los huesos y dientes, encontraron que se trataba de un adulto varón cuyo brazo fue arrancado con un fuerte traumatismo. Sus teorías afirman que pudo haber sido a causa de una herida de guerra o bien con fines médicos.

(Journal of Anthropological Sciences)

Cuando el esqueleto fue descubierto por primera vez a principios de la década de 1990, los arqueólogos en ese momento encontraron “una hebilla en forma de D con material orgánico descompuesto (probablemente cuero) que lo rodeaba”. Al otro lado del torso del hombre, justo al final de su brazo derecho, un cuchillo.

“La supervivencia de este varón de Longobard es un testimonio del cuidado de la comunidad, la compasión familiar y un alto valor otorgado a la vida humana”, concluyen los autores. “No solo se ajustó muy bien a su condición, lo hizo con el uso de un dispositivo de origen cultural, junto con un considerable apoyo de la comunidad”.

La creación del cementerio de Povegliano Veronese ha sido datado entre los siglos VI al VIII. Junto al cadáver del guerrero con una espada en lugar de brazo se encontraron las tumbas de más soldados armados, y un pozo lleno de un caballo sin cabeza y dos galgos.

ANUNCIO