Aquí un ejemplo de los miles de objetos invaluables que perdió la humanidad por la negligencia de las autoridades brasileñas.

incendio-museo-brasil

(FOLHA)

Un enorme incendio consumió este domingo el Museo Nacional de Brasil sin que hasta el momento las autoridades den a conocer las causas reales que ocasionaron esta tragedia inconmensurable para la cultura y ciencia del mundo.

El ministro de cultura brasileño señaló que sigues dos líneas de investigación: la caída de un pequeño globo aerostático y un cortocircuito; sin embargo la negligencia es probablemente la más responsable de este hecho ya que, de acuerdo a declaraciones recogidas en varios medios internacionales, los trabajadores del museo (cuyas instalaciones eran un antiguo palacio del siglo XIX) pudo haberse evitado pues en contadas ocasiones expresaron su preocupación por el “ruinoso estado de las instalaciones” y la falta de fondos para las reparaciones.

“Luchábamos desde hace años, en distintos gobiernos, para lograr recursos para preservar adecuadamente todo lo que fue destruido hoy” dijo el el vicedirector de la institución, Luis Fernando Duarte.

Museo Nacional de Brasil poseía un acervo de 20 millones de artículos de diferentes períodos de la historia mundial, del cual sólo tenían en exhibición el 1%.

Seguramente te preguntarás ¿por qué debemos llorar por el incendio de un museo brasileño? Porque poseía algunos de los artículos invaluables más importantes de la humanidad. Se perdieron piezas únicas provenientes de todos los continentes, desde el Paleolítico hasta el siglo XIX. A continuación, enumeramos algunas de las más importantes:

Lapa Vermelha IV Hominid I

Lapa Vermelha IV Hominid I (Ryan Somma)

Lapa Vermelha IV Hominid I (Ryan Somma)

En 1975, en la cueva de la Lapa Vermelha, en la región de Lagoa Santa, en Minas Gerais, Brasil, un grupo de arqueólogos franco-brasileños encontró el fósil de aproximadamente 11 mil 500 años de edad al que llamaron Lapa Vermelha IV Hominid I; pero que uno de los científicos de la expedición bautizó como Luzia, en honor a Lucy, el esqueleto de Australopithecus afarensis que había sido encontrado en Etiopia, un año antes.

Lucy fue el esqueleto humano más antiguo del continente americano, hasta que encontraron a “la mujer de Naharon” en las cavernas de Tulum en el estado de Quintana Roo.

La colección egipcia más antigua del continente

Esquife da dama Sha-amun-en-su
Esquife da dama Sha-amun-en-su (Wikimedia Commons)

Esquife da dama Sha-amun-en-su

En 1826 el comerciante Nicolau Fiengo trasladó de Marsella a Brasil la colección egipcia del al famoso explorador italiano Giovanni Battista Belzoni, responsable de excavar la Necrópolis de Tebas (actual Luxor) y el Templo de Karnak.

Las más de 700 piezas que pertenecían a esta colección (la más grande en su tipo de América Latina) fueron puestas a resguardo del Museo Nacional junto a momias humanas y de animales (gatos, ibis, peces y cachorros de cocodrilo) que llegaron posteriormente. Esta colección era la más antigua del continente.

Colección paleontológica

Fósil de libélula que estaba en exhibición en el Museo Nacional.
Fósil de libélula que estaba en exhibición en el Museo Nacional.

Fósil de libélula que estaba en exhibición en el Museo Nacional.

Más de 56 mil por fósiles de plantas y animales y alrededor de 18 mil 900 registros, divididos en núcleos de paleobotánica, paleoinvertebrados y paleovertebrados; se perdieron para siempre en el incendio. Los catálogos del Museo Nacional muestran que poseía uno de los más significativos acervos paleontológicos de América Latina, sin contar reconstituciones, réplicas, modelos y moldes que se almacenaban en el edificio.

La colección de arqueología clásica más grande de Latinoamérica

colección de la reina Carolina Murat
Pieza de la colección de la reina Carolina Murat. (GETTY IMAGES)

colección de la reina Carolina Murat

Alrededor de 750 piezas arqueológicas de las civilizaciones griega, romana y etrusca conformaban una de las colecciones más grandes de nuestro continente y la más valorada por los estudiosos del museo. Gran parte de ese acervo corresponde a la colección grecorromana de la emperatriz Teresa Cristina y de la colección de la reina Carolina Murat, hermana de Napoleón Bonaparte y esposa del rey de Nápoles, Joaquim Murat.

fuente BBC

temas