Un grupo de paleontólogos descubrieron los restos de un pequeño dinosaurio del que no existían registros.

Expertos del Museo de Paleontología Raymond M. Alf de California analizaron un pequeño cráneo de dinosaurio descubierto hace 17 años en Montana, al cual no se le dio demasiada importancia en su momento. Después de varios estudios concluyeron que los huesos fosilizados no pertenecían a ningún tipo de saurio conocido. Por si fuera poco, el nuevo espécimen se ha convertido en el ceratopsiano (dinosaurio con cuernos) más antiguo encontrado en América hasta ahora, siendo entonces el abuelo del famoso Triceratops.

Aquilops americanus, como se ha bautizado al dinosaurio, habitó América del Norte hace aproximadamente unos 100 millones de años; el nombre de Aquilops se le designó por su rostro, que se asemeja al de una águila. Y es que el reptil tenía una trompa similar a un perico, pero con un cuerno en el centro y huesos salidos en las mejillas.

Este reptil llegaba a medir hasta 60 centímetros y pesaba hasta 1.5 kilos, una especie muy pequeña, del tamaño de un perro chihuahueño actual. Aparentemente era vegetariano y, a pesar de ser el antepasado de los otros ceratopsianos americanos, es el más pequeño que se conoce. “Al lado de un Triceratop, sería como poner a un chihuahueño con un gran danés,” dijo el paleontólogo Michael Ryan.

dinochihuahua
El pequeño Aquilops Americanus

El ejemplar del que se conservan sus restos, era un Aquilops americanus joven, pero los investigadores sostienen que el animal no crecía demasiado, ni siquiera en sus periodos de madurez. El dinosaurio se parece más a los ceratopsianos de Asia, los cuales también tenían un tamaño más pequeño que los grandes dinosaurios con cuernos que surgieron posteriormente en América.

“Aquilops vivió casi 20 millones de años antes que el dinosaurio con cuernos más antiguo hasta ahora conocido de América del Norte. Aún así, nos sorprendió que estaba más estrechamente relacionado con los animales asiáticos que con los de América” ,comentó Andrew Farke, responsable de la investigación.

Los científicos sostienen que este descubrimiento, junto con los registros fósiles de otros lugares, podrían ayudar a documentar una teoría que sostiene que existió un gran evento migratorio intercontinental entre Asia y América del Norte durante el Cretácico inferior.

Los amantes del fútbol deben de estar de plácemes con este hallazgo, porque el Aquilops americanus es una auténtica águila del América prehistórica.

vía National Geographic

fuente PlosONE

temas