El animal prehistórico vivió hace 170 millones de años.

Hace 50 años un  el director de la central eléctrica de Lochs Storr, Escocia, descubrió lo restos de un extraño animal incrustados en una enorme roca en los alrededores de los lagos Storr. Los huesos fosilizados se almacenaron en el Museos Nacionales de Escocia desde entonces, y no habían sido analizados a detalle hasta ahora.

Finalmente un equipo de paleontólogos analizó el hallazgo y descubrió que se trata de una especie animal nunca antes registrada en Escocia. Los huesos conservados en perfectas condiciones pertenecían a una bestia marina que medía hasta cuatro metros de largo y tenía una gran barriga, una cabeza puntiaguda armada con cientos de dientes y dos grandes ojos saltones.

“La gente está obsesionada con el mito del monstruo del Lago Ness que es totalmente falso, pero ¡No se dan cuenta de que existían monstruos marinos de verdad en Escocia! Eran más grandes, más temibles y más fascinantes que Nessie”, indicó el paleontólogo Steve Brusatte.

El animal, conocido popularmente como el monstruo de los lagos Storr, fue un ictiosaurio, un depredador marino que vivió en el Jurásico hace 170 millones de años.

fuente BBC

temas