La investigación sería una nueva prueba de la importancia de representar al inframundo para tener buenas cosechas.

La Secretaría de Cultura, el INAH y la UNAM anunciaron que, gracias a una investigación que unió a las tres dependencias, se descubrió un aparente pasaje subterráneo sellado que une a la Plaza de la Luna y la Pirámide de la Luna, ambas ubicadas en la Zona Arqueológica de Teotihuacan.

Si se comprueba que el pasaje es un túnel creado por los antiguos habitantes de Teotihucan sería la evidencia más grande de que los teotihuacanos imitaron en la zona una costumbre que realizaban en otros monumentos, como el túnel que une la Pirámide del Sol y el Templo de Quetzalcóatl, cuya función sería rendir homenaje al inframundo de su cosmogonia, debido a que el inframundo era el lugar en que se recreaba el origen de la vida y tenía una simbología relacionada con las buenas cosechas.

El túnel fue localizado gracias a una tomografía de resistividad eléctrica realizada con un Syscal Pro (un aparato que inyecta corriente eléctrica al subsuelo y mide la resistividad), que se realizó en los primeros días de junio de este año. La doctora Denisse Argote Espino, la encargada del proyecto, sostiene que el pasaje subterráneo
mide diez metros de profundidad y une el centro de la plaza de la Luna con la Pirámide de la Luna.

Los resultados que comprobarían si el túnel es real se darán a conocer hasta el mes entrante.

fuente INAH

temas