Uno de los objetivos de la misión es convertir en líquida el agua de la atmósfera de Marte.

El proyecto ExoMars (Exobiology on Mars) de la Agencia Espacial Europea (ESA) se encuentra planeando una misión a Marte para el año 2020. Esta misión tendrá como propósito llevar un pequeño vehículo robótico a la superficie marciana, para tomar una gran cantidad de mediciones.

El único mexicano en el proyecto, el investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, Rafael Navarro González, dio a conocer una conferencia cuáles las tareas que realizará para el proyecto.

Según dijo, él trabajará en un instrumento a bordo del rover explorador llamado HABIT. Este pequeño módulo tiene como misión capturar y convertir en líquida el agua de la atmósfera de Marte.

“Con esta nueva misión podremos medir cuántos días al año existen condiciones para que haya agua líquida en la superficie marciana, lo cual es importante porque permite que haya bacterias en la superficie y así aumentan las condiciones de habitabilidad”, explicó Navarro.

Aunque antes se pensaba que no existía agua líquida en la superficie del planeta rojo, las observaciones llevadas a cabo proyecto Phoenix de la NASA revelaron otra cosa. Cuando el vehículo aterrizó y comenzó operaciones en la superficie de Marte, una de las cámaras captó imágenes reveladoras: pequeños cristales se formaban en las patas del aparato.

Estas estructuras cristalinas se formaban durante la noche, y de forma extraordinaria cambiaban de posición. Esto sugería que el agua que formaba estos cristales (es decir hielo) cambiaba a estado líquido en algún momento durante la noche.

El rover explorador de la misión ExoMars de la ESA.

La tarea del instrumento HABIT es determinar si es posible utilizar el agua presente en la delgada atmósfera del planeta, y de ser así, determinar el método ideal para extraerla. Y la eficacia de los métodos analizados por Navarro, quien también participa en la misión Curiosity de la NASA, será vital para el proyecto.

El plan es utilizar cristales hidrolizables de perclorato, que reaccionarán con la humedad del aire y la harán líquida. Posteriormente se extraerá el agua de esta mezcla, generando nuevamente cristales de perclorato reutilizables y agua líquida.

Esto constituirá un paso fundamental en la posible conquista de Marte, pues se sentarán así las bases de un método sustentable de obtención de agua en el planeta rojo. El lanzamiento del ExoMars rover está planeado para el 2020, y llegará al Marte en el 2021.

temas