Imagen tomada por el astrónomo aficionado Waldemar Skorupa, el 16 de noviembre de 2013

ISON es un cometa que visita nuestro Sistema Solar por primera vez, proveniente de la misteriosa y extensa nube de Oort. Dado que nunca se había podido observar por estos lares, los astrónomos no saben bien a bien lo que podría ocurrir con él.

Desde el 14 de noviembre este cometa entró a la órbita terrestre. A estas alturas es posible observarlo con telescopios domésticos y en algunos casos incluso a simple vista. Matthew Knight, un miembro de la campaña de observación de ISON e integrante de la NASA, explicó que existen tres escenarios posibles para el desenvolvimiento de este visitante; cualquiera de ellas será un suceso inolvidable para los astrónomos profesionales o aficionados.

  • 1. ISON está a punto de llegar a una distancia del sol en la que los cometas suelen desintegrarse sin ninguna razón aparente. Es posible que esto ocurra en las próximas horas con el visitante oortiniano, lo cual sería un espectáculo único en la vida (en todas las vidas) y un suceso que nos enseñará mucho sobre las razones ocultas que tienen los cometas para desaparecer.
  • 2. Si por acaso ISON sobrevive a la “combustión espontánea” se enfrentará a un reto aún mayor. En unas cuantas semanas tendrá que dar la vuelta al sol y se someterá a temperaturas que rondarán los 2760°C. Claro que es posible que los materiales de que está hecho se vaporicen al instante. No obstante, se calcula que, dada su trayectoria, el comenta podría salir airoso del aventura sin más que una leve chamuscada. No es para nada hospitalario especular sobre la destrucción de un visitante, pero si sucediera, tendríamos al alcance un espectáculo único e irrepetible
  • 3. Impulsos sádicos aparte, el mejor escenario posible es sin duda la supervivencia del cometa. Digamos que cruza la zona de la desintegración sin problemas y sobrevive al embate de los mil infiernos del Sol, ¿entonces qué? Dos posibilidades: la primera, los vapores que se crearían a raíz del encuentro con el Sol resultarían en una cola espectacular que iluminará las mañanas en nuestro planeta; la segunda, varios fragmentos salen explusados y caen sobre la Tierra, los científicos entonces tendrán piezas de un cuerpo que viene de lejanías inconmesurables para estudiar.
Cometa ISON desde la Tierra. 15 de noviembre de 2013, por Mike Hankey
Cometa ISON desde la Tierra. 15 de noviembre de 2013, por Mike Hankey

Como quiera que sea, este visitante de verde y lívida cabellera nos dejará imágenes inolvidables. Para rematar sus declaraciones, Knight, al borde del paroxismo, afirmó:

“Independientemente de lo que pase, estaremos impactados. Los astrónomos tienen la oportunidad de estudiar a un viajero que ha recorrido más de 4.5 mil millones de años luz, desde la zona del congelamiento profundo hasta casi la superficie del Sol, con la más completa gama de telescopios en la historia. Espérenlo, porque esto apenas está por comenzar”

vía NASA

fuente ISON Campaign

temas