El telescopio Hubble capta cientos de estrellas bebés recién formadas

El telescopio Hubble capturó una imagen nítida de la Gran Galaxia Espiral Barrada.
(Foto: Getty Images)

Ya estamos acostumbrados a que el telescopio Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea nos regale las mejores imágenes del espacio, sobre Júpiter junto a una tormenta blanca o la imagen más nítida hasta el momento de Saturno, el poderoso telescopio capturó la Gran Galaxia Espiral Barrada ubicada a 55, 4 millones de años luz de distancia de la Tierra, en la constelación meridional de Fornax.

La Gran Galaxia Espiral Barrada, también conocida como LEDA 13179, AGC 22699, ESO 358-17, IRAS 03317-3618 y NGC 1365, fue descubierta el 24 de noviembre de 1826 por el astrónomo escocés James Dunlop. Forma parte del Cúmulo Fornax, compuesto por más de 50 galaxias también reconocidas.

NGC 1365 está clasificada como una galaxia Seyfert, que incluye un núcleo galáctico activo brillante y un agujero negro supermasivo que gira rápidamente en su centro, según explican en Sci-News.

“Los remolinos azules y anaranjados ardientes de NGC 1365 nos muestran dónde se acaban de formar las estrellas y los sitios polvorientos de los futuros viveros estelares”, explicaron los astrónomos del Hubble. En el borde exterior de la imagen, se pueden ver enormes regiones de formación de estrellas. Las regiones de color azul claro brillante indican la presencia de cientos de estrellas bebés que se formaron a partir de la fusión de gas y polvo dentro de los brazos exteriores de la galaxia”.

Aquí está la nuevo imagen de la Gran Galaxia Espiral Barrada:

(Foto: NASA/ESA/Hubble)

Se espera que la imagen, que forma parte del  estudio PHANGS (Physics at High Angular resolution in Nearby GalaxieS)  ayude a determinar cuáles son “los vínculos entre las nubes de gas frío, la formación de estrellas y la forma y morfología general de las galaxias”, explican.

El estudio se está realizando en conjunto con el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), y también ayudará a comprender cómo la diversidad de las galaxias del Universo influyen en la formación de estrellas y cúmulos.