Un pastor pide que lo entierren vivo para resucitar como Jesús a los 3 días y no resucitó

"Hagan esto en memoria mía", diría nadie nunca.
Foto: YouTube

Quizá no haya sido su mejor idea. James Sakara, de 22 años, era un pastor de la iglesia Sion, una congregación cristiana de Zambia, que intentó ser como Jesús. En la mitología católica el hijo de Dios, es decir, el mismísimo Jesús de Nazaret, fue crucificado y resucitó como un muerto viviente a los tres días, pero en la mente de Sakara recrear el clásico de la religión sería fácil. Tristemente hoy es popular por haber muerto al intentar repetir la hazaña de Jesús.

Según cuentan en OddityCentral, en la ciudad zambiana de Chidiza de alguna manera el joven pastor Sakara logró convencer a algunos de los fieles de su congregación para que cavaran una tumba, ataran sus manos y lo enterraran vivo con la promesa de que “volvería a la vida a los tres días”, tal y como narra la Biblia, pero la realidad fue muy distinta.

En un principio nadie de los miembros de su congregación aceptaron su idea de que resucitaría ni mucho menos de enterrarlo, porque suponía una locura, hasta que tres de sus seguidores aceptaron. Cavaron su propia tumba.

De acuerdo con el reporte, los tres hombres cavaron una tumba no muy profunda en donde enterraron vivo a Sakara. 72 horas después los medios locales cuentan que lo desenterraron y al descubrir que el pastor había fallado su promesa, porque ya no respiraba, intentaron “una serie de de ejercicios espirituales para resucitarlo”, afirman.

Tras darse a conocer lo ocurrido con Sakara y su fallida resurrección, las autoridades locales presentaron cargos contra los tres hombres que enterraron con vida al pastor. Uno ya está detenido, mientras que los otros dos lograron darse a la fuga.

***

Código Espagueti al Servicio de la Comunidad es el espacio perfecto para resolver tus dudas sobre ciencia, tecnología y cultura pop. Acompañamos cada semana en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO