El fundador de Apple guardaba más secretos de lo que se creía.

Todos recuerdan a Steve Jobs por su facilidad de palabra, su carisma, su talento como motivador, su especial gusto por el diseño, pero, a partir de su muerte, diferentes libros y películas han buscado revelar datos poco conocidos del personaje. Ahora sabemos que el fundador de Apple era un fan de Bob Dylan, le tomó gusto al LSD durante un periodo de su vida, no quería reconocer a su hija, y era exageradamente irascible.

Vulture, la página de entretenimiento de The New York Times, decidió jugar con la nueva obsesión por revelar datos poco conocidos de la vida de Steve Jobs realizando un tráiler de un falso documental que revela secretos estrafalarios del empresario tecnológico. Así, en el avance descubrimos que Jobs era uno de los hombres más sexies de los ochenta, el verdadero creador de la Fundación Bill & Melinda Gates, un astronauta, el descubridor de The Beatles, un maestro de las artes marciales, e incluso un cazador de vampiros. Échenle un ojo y no se lo tomen demasiado en serio.

temas